La empresa noruegaalemana DNV Energy Systems México presentó una denuncia penal para acusar que un paquete de sus muestras de la obra de la Línea 12 del Metro que fueron enviadas para su análisis a Estados Unidos fue violado, que abrieron el embalaje que contenía las muestras para el peritaje y que además se rompió la cadena de custodia judicial, porque en el paquete que recibió en sus oficinas el pasado 30 de agosto no contenía el registro de la citada cadena de custodia y sus muestras habían sido violadas y abiertas.

El pasado 3 de septiembre la compañía contratada por el gobierno de Claudia Sheinbaum para realizar el peritaje técnico del colapso de un tramo elevado de la Línea 12, que causó la muerte de 26 personas, y que el martes entregó su dictamen final con las conclusiones sobre la tragedia, acudió ante la Fiscalía de Justicia de la CDMX y presentó su denuncia por ruptura de la cadena de custodia y violación de sus muestras ante la agente del Ministerio Público, María de la Luz Alcantar, Especializada en Atención a los Usuarios del Metro. La grave acusación de DNV dio pie a que se abriera la carpeta de investigación con el número CI-FICUH/STCPM/ UI-3 C/D/00045/05-2021.

La denuncia fue pre sentada por Ausencio López Ramírez, apoderado legal de DNV Energy Systems México, quien narró que dentro de las investigaciones y peritajes que llevaba a cabo su empresa para determinar las causas del derrumbe de trenes en Tláhuac el pasado 3 de mayo, un paquete con muestras de la obra fue enviado a su filial en Estados Unidos para que fuera analizado y el pasado 30 de agosto, a las 12:50 se recibió ese paquete de regreso en México a través de la empresa de paquetería FedEx, remitido desde territorio estadounidense por DNV GL USA Inc., conteniendo las muestras ya analizadas y la respectiva cadena de custodia judicial con la que fue enviado para su análisis al país vecino, por tratarse de evidencia de una investigación judicial en curso.

En su denuncia, de la que esta columna tiene copia, el apoderado legal de DNV México anexa las fotografías vinculadas a la recepción de la caja que contenía las muestras y en las que se muestra, dice, cómo fue recibido el paquete por la empresa, la violación de las muestras para los peritajes y la ausencia del registro de la cadena de custodia judicial.

Sin mencionar directamente al personal de la Fiscalía General de Justicia de la CDMX, la empresa DNV se deslinda de las responsabilidades penales y judiciales que puedan resultar de la ruptura de la cadena de justicia y la violación de sus muestras, lo que representaría un hecho que puede invalidar y alterar cualquier investigación judicial sobre el colapso de la Línea 12 del metro de la CDMX. La pregunta es a quién le conviene alterar y violentar el proceso judicial por el que se busca castigar a los responsables de la tragedia del Metro del pasado 3 de mayo. Y ahí entran muchos actores, desde las empresas constructoras de la obra, las administraciones que contrataron y ejecutaron la obra, pero también la actual administración del gobierno de la CDMX que era responsable de su mantenimiento.

¿Quién quiere alterar el debido proceso para evitar que se sepa la verdad sobre la tragedia del metro? ¿A quién le conviene que no se haga justicia ni se castigue a los verdaderos responsables de este hecho que enlutó a la capital de la República? Seguro a los que violentaron las pruebas de DNV y se robaron evidencias clave para el descubrimiento de la verdad y la administración de la justicia que todavía reclaman los familiares de las víctimas de aquel derrumbe fatal.