Agencias

Londrés.- La Rod Laver Arena del Abierto de Australia fue testigo de los 20 Grand Slam de Roger Federer; la Philippe Chatrier de Roland Garros vio cómo Rafael Nadal alcanzaba la veintena y la Centre Court contempló el mismo hito ayer a manos de Novak Djokovic en Wimbledon. Y es que el Big 3 comparte ya la misma cifra de ‘majors’, 20 en total para liderar la ATP.

El 11 de julio de 2021 se convirtió en un día histórico para el No. 1 del ránking. El serbio derrotó a Matteo Berrettini en la final por 67(4), 64, 64, 63 en tres horas y 23 minutos. No sólo se colocó a la cabeza de la lista histórica de campeones de Grand Slam, también celebró su sexta corona sobre el césped londinense (2011, 2014, 2015, 2018, 2019, 2021).

Además, Djokovic garantizó su tercer grande de la temporada de tres posibles (Australia, Roland Garros y Wimbledon) y puede convertirse en el segundo jugador de la Era Abierta en completar el Grand Slam en un mismo año si también gana el US Open.

Pero no fue un camino fácil hacia el Olimpo. La presión del escenario, la responsabilidad de jugar por la historia y el deseo del alcanzar la ansiada meta se dejaron ver sobre la Centre Court en forma de nervios. Tantos que se trasladaron en errores pocos comunes en la raqueta de ‘Nole’: dos dobles faltas en el primer juego.

Pero poco a poco el duelo fue decantando la balanza del lado del más experimentado en este tipo de situaciones. Djokovic esperó su momento para mostrarse agresivo al resto y en su segunda opción de quiebre rompió el servicio de Berrettini para adelantarse 31. Aquellos nervios iniciales ya se habían esfumado. Parecía tomar el timón y con 52 a su favor dispuso de un punto de set.

Berrettini se defendió y fue trabajando punto a punto hasta escapar de esa situación. No solo siguió con vida en el set, sino que con tres juegos seguidos igualó 55 para decidir a su favor la manga en el tiebreak.

Djokovic se repuso de inmediato del golpe enlazando dos quiebres consecutivos que le permitieron escaparse de nuevo por 40 en el marcador. El italiano volvió a responder cuando peor pintaba el horizonte. Con 52 en contra se situó 54, salvando un 040 en contra.

Sin embargo, lejos de repetir errores del pasado, esta vez el serbio no dio más vida a su rival. Con un equilibrado balance de 12 winners y solo 4 errores no forzados terminó igualando el encuentro (64) tras casi dos horas de partido.

Tal y como había ocurrido en los sets anteriores, Djokovic tomó la iniciativa en el juego y en el marcador. Con un juego inteligente, práctico y resolutivo, aunque menos agresivo que Berrettini volvió a tomar ventaja cuando se le presentó su primera opción de break del tercer set (31). También como había pasado antes, la intensidad fue creciendo a medida que avanzaron los minutos.

‘Nole’ gestionó el quiebre cobrado en el tercer juego para colocarse a un set del título. Desde ahí, encarriló y con un total de cinco breaks convertidos en 14 oportunidades cerró uno de los días más importantes de su carrera.

LC