IEEG: una ‘selección’ timorata

Por el modo como acaban de resolver las designaciones de los consejos en los ocho municipios del noreste, los consejeros y consejeras del Instituto Estatal Electoral de Guanajuato, encabezados por Mauricio Guzmán, parece que temieran abrirse a la riqueza vital de este tiempo mexicano y optaron por la cómoda solución de ‘para que echar tantos brincos estando el suelo tan parejo’. La manera como formaron su ‘selección’ está más cercana a las timoratas estrategias de cualquier entrenador de futbol de medio pelo, que al talento y al arte de Johan Cruyff.

Para este proceso electoral 2020-2021 decidieron que repitan las mismas consejeras presidentas en Atarjea, Doctor Mora, Tierra Blanca y Victoria. En San José Iturbide y Xichú hicieron enroques: de consejeros propietarios, los subieron a presidentes. En San Luis de la Paz, quien encabezará no estuvo en la elección anterior, pero sí ha participado en otras. En Santa Catarina, tuvieron que importar a un ludovicense, pese a que la convocatoria pide residencia en el municipio que se representa.

En las 32 designaciones que corresponden al noreste, se observa que no refrescaron ni dieron entrada a perfiles novedosos.

Incluso, puede llevar a engaño la fórmula que utilizaron si solo se contrasta con la elección pasada. Dejaron la mitad de los espacios para hombres y mujeres que estuvieron en 2018 -algunos vienen desde 2015-, y aparentemente renovaron la otra mitad.

Aunque en realidad, ocho de esas ‘nuevas’ designaciones son personas recicladas que ya participaron en los consejos en otros momentos, incluido un longevo exconsejero del INE, o que fungieron como secretarios hace tres años. Luego, entre los ocho restantes, hay una persona que ya laboró en esa institución como ‘auxiliar de compras’, una joven recién egresada de Ciencias Políticas, un abogado que en 2015 hizo público en Facebook su apoyo al PRI, una empleada de un DIF y un joven veinteañero que en sus redes sociales divulga su gusto por los símbolos del ranchero bragado.

Consejos sin filo…

En el Consejo Distrital II con sede en San Luís de la Paz, se repite la misma tendencia. Aunque ahí de plano se blindaron contra cualquier aire nuevo y fresco: las dos mujeres designadas han ocupado consejerías desde 2012, y por si faltaran indicios de como la propia burocracia del IEEG acapara espacios que deberían abrirse a los ciudadanos, como consejero propietario fue nombrado el servidor público José Daniel Tovar que a esta fecha aún aparece en el organigrama con el puesto ‘secretario de Órgano Desconcentrado’. Lo que resulta sospechoso, es que aún no comenzaba el proceso de selección y este funcionario ya le anticipaba a una aspirante que acudió a su oficina a entregar documentación: “Yo así empecé como secretario de consejo, y mira, ya tengo cinco años y posiblemente me vaya de consejero, y pues así son las rotaciones…” Lo afirmó con la certeza de tener asegurado el cargo, y así fue.

Esta selección con la que decidió el IEEG afrontar la complicada contienda que se avecina, cuando menos en esta región, augura una vez más consejos donde se debate poco o casi nada, aunque con puntualidad se levanta la mano a la hora de votar y sin chistar se rubrica toda la tramitología administrativa. Eso termina siendo consecuencia de que la figura de ‘consejero electoral’ se ha convertido en una opción laboral como cualquier otra, en el camino ese concepto ha debilitado su carga originaria de liderazgo, credibilidad y reconocimiento en la comunidad.

Esta falta de empeño, imaginación y audacia de los integrantes del Consejo General para propiciar que en esas instancias municipales y distritales se entrecrucen energías sociales más vigorosas, diversas y contrastantes, solo fortalece la postura generalizada en la población de no voltear a mirar esos órganos colegiados ni reconocerse en ellos, o si acaso se sabe de su existencia, se considera a sus integrantes como meros empleados temporales del IEEG, pero no son vistos como un brazo de la ciudadanía en las entrañas del proceso electoral…

Morena que se duerme… no come PAN

Mediante la Plataforma Nacional de Transparencia se preguntó al partido Morena la trayectoria de los presidentes de sus comités municipales en Dolores Hidalgo, San Diego de la Unión, San Felipe, Ocampo, San Luis de la Paz, Victoria, Xichú, Atarjea, Doctor Mora, Tierra Blanca, San José Iturbide y Santa Catarina.

Su respuesta fue: “En el año 2013 se formaron los comités municipales de Morena en Guanajuato con la finalidad de formar el partido de manera oficial, sin embargo, desde el año del 2016 no se llevó a cabo renovación de los mismos y hasta el momento NO existen comités municipales de Morena en todo el estado, sin embargo, de manera extraoficial algunos militantes de los municipios, siguen trabajando en pro del partido, sin que esto sea motivo de generar alguna queja o alguna amonestación”.

Entonces, según lo que ellos mismos informan, a ocho meses de que los ciudadanos acudan a las urnas, este partido ni siquiera cuenta con estructura oficial en ningún municipio, y a eso se suma que en el imaginario social tampoco se sabe bien a bien si su dirigente estatal es Alma Alcaraz o Ernesto Prieto.

Aun así, hace días una de las aspirantes a la dirigencia nacional vino a lanzar el facilón anuncio de que los morenistas sacarán al PAN a patadas. ¿Será?