Divisadero

Dos mujeres, un camino…

En San José Iturbide, comenzando septiembre, encuestadores indagaron en algunos hogares sobre varios prospectos del PAN a la alcaldía, se enlistaba a Cindy Arvizu, Lucy Zarazúa y Filiberto López Plaza. También buscaban datos del ánimo social respecto al Presidente de la República y Morena. Llamó la atención que el sondeo incluía el nombre de Arnulfo Montes, ex alcalde del PRD, cuya trayectoria ha estado ligada a Carlos Navarrete y al grupo de los “Chuchos”, todos conocidos por su pragmatismo a la hora de buscar el poder.

El PAN y gobierno del estado parecen estar midiendo el terreno en busca de la pieza que tenga empaque suficiente para recuperar la plaza, y es que se trata de un municipio relevante por su extensión, ubicación geográfica y por ser asiento de muchas empresas nacionales y extranjeras. En las alturas no se ha decidido si será mujer quien encabece la planilla, pero las dos féminas de la encuesta ya están desatadas buscando la candidatura.

Cindy Arvizu, arropada por uno de los clanes panistas, no parece tener en ese partido los mejores augurios luego de haber perdido en la pasada elección. Aunque se mantiene en el carril: desde principio de año intensificó su presencia en redes sociales divulgando cuidadas producciones audiovisuales dirigidas a las élites, clase media y millennials. En sus publicaciones asoma una evidente maniobra de mercadotecnia pretendiendo proyectarla con la imagen de lideresa ciudadana fresca, propositiva, preocupada por el entorno social, cultural y natural. Buscando presencia en tierra, ha concertado apoyos en especie o servicios con empresas y ONG’s. En algunos de estos cabildeos se le ha visto acompañada de Marisa Arvizu, a quien no le fue tan mal como candidata a presidenta por Nueva Alianza en 2018.

Sin embargo, todo apunta a que ningún coach o mercadólogo, por sofisticados que sean, le podrá dar la fórmula para quitarse la pesada losa de haber obtenido en la anterior contienda sólo el 18 % por ciento de los votos emitidos. Si en Acción Nacional confirman que ya no les resulta útil, se especula buscará otro escaparate.

Lucy Zarazúa

Los Martini quieren más…y más

El otro frente que se mueve al interior del PAN Iturbidense, es el que protagonizan los hermanos de apellido Martini Zago, descendientes de inmigrantes italianos. Uno de ellos, Roberto, hasta el año pasado fue el delegado de la SEG en el noreste, aunque todavía sigue en esa nómina como director de área con un sueldo mensual bruto de 63 mil pesos. Ignacio, su hermano, lleva 10 años en la oficina regional de Sedeshu, su actual cargo es “Articulador (A)”. En mayo de 2019, Divisadero documentó que éste fue uno de los funcionarios estatales que actuaron como porros en el operativo que buscó opacar la visita de López Obrador a suelo ludovicense.

Resulta que estos dos soldados azules del ala más extrema, son la mano que mece la cuna tras la adelantada precampaña en la que ya anda metida Lucy Zarazúa. A esta militante panista que años atrás fue síndico, se le observa muy movida, pero no son buen presagio sus formas para ganar adeptos, pues con ayuda de los hermanos Martini, que utilizan ilegalmente sus cargos para el tejemaneje de sus intereses políticos, anda echando mano de recursos públicos estatales usando de parapeto una organización que se dice benéfica, llamada “Viene lo mejor para San José Iturbide”. No sólo han sido puestos a su disposición apoyos y “Tarjetas Mi Impulso” para que se promueva, en días recientes, posando en un video y con un lenguaje intencionado de futurismo político, estuvo promocionando como iniciativa propia una “Caravana de salud” que pretende recorrer las comunidades. Se sabe que en esa actividad que ya comenzó este sábado, participa personal del Hospital General con sede en ese municipio, en los registros actuales del nosocomio ella aparece con el puesto Auxiliar de Admisión. Llegar al grado de utilizar una institución de esa naturaleza y la salud de las personas para hacer proselitismo, es muy grave y sólo exhibe voracidad por el poder.

Por cierto, se menciona que los Martini ya hasta tienen proyectado el lugar para sus esposas: una iría de regidora y otra al gabinete. Dirían las mamás de San José: “¡éstos no tienen llenadera…!”

Cindy Arvizu

Dos gallos al ruedo…

En otro set, pero del mismo show político, el alcalde Genaro Zúniga promovió un procedimiento administrativo por incumplimiento de funciones y desacato en contra de Luis Vargas, quien se venía desempeñando como secretario de Ayuntamiento. Días después de ser retirado del cargo para desahogar el proceso, el acusado expuso en rueda de prensa que el conflicto tiene como contexto su negativa a legitimar documentos relacionados con un fraccionamiento, aunque también insinúo que aparte de ese tema hay otras irregularidades. Con papeles en mano, lo menos que dijo es que Genaro no conoce la honestidad, ni las leyes, y carece de capacidad para estar al frente del municipio.

No es frecuente que un secretario de Ayuntamiento asuma una postura frontal. Pronto se verá si su belicosidad es genuina o esconde la pretensión de aparecer en alguna boleta electoral del PAN.

A este alcalde, que ha convertido edificios públicos en palenques y a veces no se quita su gorra de gallero ni en actividades oficiales, un inesperado gallo le salto al ruedo. Habrá que ver si la navaja de Luis Vargas trae filo, o muy pronto clava el pico.