Divisadero

Arisbeth García (o volver al pasado)

Arisbeth García Monjarás

Cuando en  los años 30s del siglo pasado, el líder agrarista Alfredo Guerrero Tarquín, en el marco de la Reforma Agraria impulsada por el general Lázaro Cárdenas,  se adentró  a las entrañas del Noreste a promover la creación de los ejidos, quizás no imaginó, que además de modificar estructuralmente la vida comunitaria al instaurar un nuevo régimen de propiedad de la tierra, sentaría las bases para que varios de los operadores del agrarismo en los municipios -beneficiándose con  la gratitud que los campesinos le guardarían al gobierno por haberlos dotado de parcela- se convertirían   en los nuevos jefes políticos, y con el paso  de los años, establecerían añejos cacicazgos.

Arisbeth García Monjarás, la delegada del gobierno federal, aunque sin el arraigo social de los líderes locales de aquellos ayeres, por sus actos parece querer reproducir ese esquema obsoleto y anacrónico de los viejos ‘jefes políticos’ con rasgos autoritarios, que se trepaban a una loma y se solazaban diciendo:” hasta donde alcanzan a ver mis ojos, aquí yo soy el que mando”

Sólo que la falta de congruencia y  de talento político, al contrario de hace años, ahora es difícil que pasen desapercibidos. Y ella misma se está encargando de evidenciarlo. Por ejemplo, en las redes sociales  donde divulga sus actividades, hay una publicación con fecha del 27 de enero en la que aparece en actos protocolarios relacionados con la feria de San José Iturbide. Está acompañada, entre otros, por el diputado local Ernesto  Prieto.

 Ante ese despliegue de fotografías y comentarios celebratorios,  cabe preguntarse si no tendrán principios sólidos,  si sólo es que les falla el   ‘timing’ político,   o adolecen de las dos cosas.   El hecho es,  que   mientras el Presidente de la República está en plena lucha contra el huachicol y Guanajuato está en ese epicentro de violencia, la delegada y el diputado se placean en la feria de un municipio, donde el alcalde    por su afición personal a los gallos ha convertido  un edificio público en palenque. Y sumado a eso, se sabe que la inversión pública en esa feria fue de más de 5 millones de pesos, de los cuales, poco más de dos millones  se utilizaron para pagar  al cantante Gerardo Ortiz,  quien es conocido por sus narco corridos y por hacer en sus canciones  apología del crimen organizado.

Lo más inconcebible  es que en ese contexto,  Arisbeth García compartió el siguiente comentario: “Es un honor ser parte de la 4T de nuestra región…feliz por compartir con nuestro presidente  Mpal Genaro Martín en un municipio que teje su historia (SJI)”.

¿No habrá alguien en Morena que detenga estos despropósitos?

¡La Sargento del Noreste!

Miryam Eulalia Oliva

…Y ahora resulta que en esta fiebre delirante que provoca el poder,  hasta a control remoto, desde el mismísimo  León, hay quien se auto adjudica potestades  en relación a esta región.

En días pasados estuvo en varios municipios de la zona Miryam Eulalia Oliva, de quien existen referencias  que ha  realizado diversas tareas en el  CDE del PAN y que  en las pasadas elecciones fue colaboradora del ahora senador Erandi Bermúdez. De acuerdo al portal de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDHEG), actualmente está adscrita a  esa dependencia como Analista de Proyectos.

La visita que divulga en sus redes sociales, al parecer tuvo un carácter privado, pero al hacer en sus imágenes y diálogos con las alcaldesas y funcionarios que visitó, alusiones explícitas a sus actuales cargos y  a sus filiaciones partidistas, lo convierte en asunto de interés público.

  “Gracias por llevarme tan cerca del cielo con tanta felicidad y alegría”,  le expresa a sus anfitrionas, mencionando los  puestos que actualmente ocupan en  gobiernos locales. A esta visitante parece agradarle se refieran a ella como ‘La Sargento del Noreste’, incluso, en sus diálogos feisbukeros usa el  hashtag:  Miryam Oliva La #SargentoDelNoreste.

 Llaman la atención estos  desplantes  lingüísticos, más por lo que esconden que por lo que dicen. Y es que este jugueteo verbal, aparentemente inofensivo,   expuesto públicamente  en labios de servidores públicos  frivoliza su investidura.

 Ya  no  extraña seguido corroborar que a estas alturas del siglo XXI los políticos conservadores  de León y sus inmediaciones,   todavía miran al Noreste como  un reducto exótico.

  Lo que sí sorprende  es como muchos grillos pueblerinos,  así luzcan entre los cerros  el celular más caro y moderno, todavía se deslumbran con  los espejitos civilizatorios’ que les traen desde el bajío. O como dice aquel dicho clásico: “El que no conoce a Dios, a cualquier mono se le hinca”.

Tejemanejes: (¿Y  la Nissan apá…?)

Alejandro Mateo Reséndiz

El 13 de diciembre fue robada una camioneta  Nissan 2004, doble cabina, propiedad del Municipio de Santa Catarina.  En ese vehículo, transportaron a quienes   acudieron a  un evento en el vecino Tierra Blanca. En la versión del empleado de Casa de Cultura que la conducía, al regresar de dicha actividad, entró a su casa sólo unos minutos y al salir ya no la encontró.

Por norma, el  responsable del parque vehicular es el   oficial mayor, Alejandro Mateo Reséndiz.  Pero ya han transcurrido casi dos meses y nada se sabe del vehículo, ni tampoco si este funcionario ya cumpliría con el deber de armar el rompecabezas de esas horas, o de plano apuesta  a que este robo se vaya diluyendo con los días. De ser así, sería muy grave, porque sin importar el costo o el modelo, ese vehículo formaba parte  del patrimonio público.

No es un hecho menor que esos ilícitos  sucedan en una cabecera municipal  habitada apenas por unas dos mil personas.

Y además, tan pequeño es este bonito pueblo, que  entre la comandancia de policía y donde se supondría desapareció esa Nissan, la distancia si acaso es de un kilómetro, se recorre  en  automóvil  en cuatro o cinco minutos. Y del edificio de  la presidencia,  a ese mismo sitio, sólo hay una cuadra cuando mucho de 100 metros.

  Este  caso no  ocupa de la sapiencia del mítico detective ingles Sherlock Holmes. Con voluntad y honestidad por parte del Oficial Mayor Alejandro Mateo y de los otros  servidores públicos involucrados, pronto se resolvería el misterio de esta camioneta robada.

Comentarios

Comentarios