Agencias

Ciudad de México.- La Cámara de Diputados aprobó este martes la polémica reforma a la Ley de la Industria Eléctrica que privilegia a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la empresa del Estado, en detrimento de las generadoras privadas, sobre todo de renovables.

Con 304 votos a favor, 179 en contra y 4 abstenciones, tras 5 horas de discusión los diputados enviaron al Senado la iniciativa preferente del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El dictamen avalado modifica el orden de prioridad para el despacho de las centrales eléctricas y le da prioridad a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sobre empresas privadas.

Se privilegia en el suminustro a las plantas hidroeléctricas, la planta nuclear y las centrales geotérmicas de ciclo combinado y termoeléctricas de la CFE sobre las plantas eólicas, solares y centrales eléctricas del ciclo combinado de propiedad privada.

También obliga a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) a revisar e invalidad los permisos de autoabastecimiento de energía eléctrica obtenidos, en su caso, mediante “actos constitutivos de fraude a la ley”.

En disputa

La bancada mayoritaria del gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y sus aliados del Partido del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES) replicaron los dichos de López Obrador contra el ‘saqueo’ de los privados.

Pero la diputada sin partido Lucía Riojas cuestionó el compromiso anticorrupción del Gobierno al señalar que el senador Armando Guadiana, de Morena, se beneficiaría de vender carbón a la CFE, así como la prima del presidente, Felipa Obrador, ha obtenido contratos con Petróleos Mexicanos (Pemex).

Mientras el diputado Hernán Salinas, del Partido Acción Nacional (PAN), denunció que aumentaría el subsidio eléctrico que ya asciende a 70 mil millones de pesos anuales.

ndr