Jonathan Juárez

Purísima del Rincón.- En la calle Miguel Hidalgo de la zona centro de Purísima del Rincón se respira un ambiente de tristeza: ni la familia ni los vecinos asimilan el fallecimiento de los esposos, Rosita y Julio.

La madrugada del martes fueron ejecutados a balazos en la calle Manuel Doblado, casi esquina con 16 de Septiembre, mientras caminaban junto a su pariente y ayudante en el negocio, quien también falleció en el ataque.

Lee más: Asesinan a conocidas dueñas de cenaduría de Purísima del Rincón

Huérfanos quedaron sus hijos: Abigail, de 20 años; Oscar, de 17 años y Julio, de 14 años.

Karina, de 27 años, hija de la otra mujer que fue ejecutada, tristemente dijo: “yo siempre me regreso con ellos, pero ayer me regresé antes, a las cuatro porque estaba bien tranquilo”.

Karina tiene dos hermanos: Mario, de 28 años y Luis, de 20.

Rosita y Julio, de 41 y 42 años, tenían un negocio de enchiladas en el mercado que se encuentra en el jardín principal. Sus días laborales comenzaban a la una de la tarde y terminaban cerca de las 12 de la noche.

Ayer, Rosita no asistió y estuvo toda la tarde en su domicilio, en el número 205 de la calle Miguel Hidalgo, pero como a las 10:30 de la noche salió para ir al jardín principal para cerrar.

Cuando regresaban a su casa, fueron sorprendidos por hombres armados, que les dispararon para asesinarlos.

“Agarró una bicicleta y se fue bien contenta. Iba cante y cante. Yo salí a la Guadalajara y cuando iba regresando se oyeron los balazos. Me puse de nervios, pero nunca creí que fuera por ellos”, sostuvo Magdalena Gutiérrez, hermana de Rosita.

“Primero se oyeron dos balazos y después como cinco. Me hablaron y me dijeron: ¿Saben a quien mataron?, a Rosa y Julio. Dije: no puede ser. Ellos no se merecían esto”.

Un ayudante de las víctimas en el negocio, señaló que vio a los que aparentemente habrían sido los responsables del crimen.

Puedes leer: Desde Colombia, exigirán respuestas a Guanajuato por la desaparición de Nataly

“Yo me adelanté y llegué aquí (a su casa) y dije: falta la patrona, en eso salgo, y se dejan venir los de las motos, era una azul y una verde”, dijo.

Durante la mañana y parte de la tarde, vecinos se han acercado al domicilio en Miguel Hidalgo, para expresar sus condolencias a la familia.

Una carpa sobre la calle se instaló, mientras esperan los cadáveres de los tres fallecidos.

Sus fotografías quedaron en un altar que la familia colocó en al patio para los padres de Rosita, Magdaleno y María del Carmen.

LC