Presente en el estado de Guanajuato, para estar junto a sus compañeros en la toma de protesta de la nueva dirigencia de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Irapuato, el líder nacional del llamado sindicato patronal, José Medina Mora Icaza, aprovechó que ayer era el Día Mundial del Agua para ser uno de los pocos liderazgos del sector privado que puso en el centro del debate público al vital líquido, recordando al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, que debe cumplir cada uno de los compromisos firmados por México ante el Acuerdo de París, porque es indispensables evitar una mayor contaminación del agua. La sustentabilidad de la vida en el planeta está en juego.

Su presencia en Irapuato, acompañado del gobernador, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, y la alcaldesa, Lorena Alfaro García, como testigos de la toma de protesta de Daniel Matus como presidente de Coparmex en ese municipio, sirvió para que Medina Mora Icaza planteara tres principios de su mandato en la confederación: oposición a la reforma eléctrica en los términos que está actualmente la iniciativa, con amplia preocupación en la necesidad de la generación y uso de energías limpias; defensa del INE y la democracia mexicana; y, finalmente, la necesidad de un cambio de modelo económico, dejando la idea, que “un día apoyó Coparmex” de que con el crecimiento bastaba, para uno inclusivo que no permita el empobrecimiento de la población como tesis central y, particularmente, que también sea sustentable, porque no pueden usarse los recursos sin pensar en las generaciones futuras.

Con estos planteamientos, José Medina Mora, cerró una jornada donde machacó la necesidad de cuidado del planeta y la armonía de la producción con el ser humano y la naturaleza, donde el racional aprovechamiento del agua resulta esencial.

El tema debe ser de alto interés para los guanajuatenses. Este año, la Organización de las Naciones Unidas, promotora de esta conmemoración internacional, ha enfatizado su atención en las aguas subterráneas bajo el lema “haciendo visible lo invisible”. Guanajuato es un estado que por años ha centrado en los municipios del llamado Corredor Industrial del Bajío, los más poblados, la dotación de agua potable a sus habitantes con base en el líquido extraído en pozos, aumentando cada año la profundidad de extracción al irse agotando los mantos freáticos.

Ver nota: PAN urge programas prevención del consumo del alcohol en Guanajuato

De acuerdo con los datos dados ayer por Francisco García León, director de la Comisión Estatal del Agua de Guanajuato, del agua consumida en los 46 municipios de la entidad, siendo superficiales: 4 por ciento son para el consumo doméstico de la población y 96 por ciento para uso agrícola; de las aguas subterráneas: 13 por ciento son para uso de la población; 86 por ciento para uso agrícola y uno por ciento para uso industrial. Por eso, con sequía, el foco va hacia las aguas subterráneas, sobre todo para el campo.

Desde hace unos años la sequía ha venido siendo una constante en el estado y sus alcances son más intensos. Efectos del cambio climático. Este año la situación no cambia, de acuerdo con la Comisión Nacional del Agua, al momento tenemos 35 municipios anormalmente secos y 6 más con sequía moderada. El calor aumenta y las lluvias no se ven. En este escenario, el campo guanajuatense tiene que recurrir en mayor medida a las aguas subterráneas. El secretario de Desarrollo Agroalimentario y Rural (SDAyR), Paulo Bañuelos Rosales, ha externado que los escenarios señalan que el agua llegue hasta el segundo semestre de 2022, por lo que ha pedido que los agricultores cuiden las reservas hídricas en exteriores y, sobre todo, no se abuse de las aguas subterráneas.

En este contexto, ayer CEAG reiteró un urgente llamado a los 46 organismos operadores del agua en la entidad para identifiquen y promuevan “el rescate de los cuerpos de agua” y contribuyan a la “sustentabilidad hídrica y desarrollo sostenible”, que garantice la dotación de agua al campo, a la población y a la industria protegiendo el ciclo hidrológico.

El tema merece una mayor exposición pública y que los liderazgos políticos enfaticen su importancia. Sin agua no hay alimentos, no hay posibilidad de producción industrial, no hay habitabilidad. No hay vida. Obtener y cuidar el agua es lo más estratégico que puede hacer una sociedad y su gobierno. La inversión que hagamos por el agua y su distribución a cada persona será poca ante el gran beneficio, si garantizamos la sustentabilidad de su dotación, cuidando el medio ambiente.