Redacción

México.- Este 9 de noviembre se celebra el Día del Inventor y es una excelente oportunidad para compartir la historia de un mexicano, originario de Baja California Sur, que llegó para revolucionar los remedios contra los trastornos del sueño.

Casi todos hemos padecido insomnio. Franco Canseco lo sufre desde los cinco años. El niño no se puso a contar ovejas, diseñó un plan para dejar de dormir. Sin embargo, se dio cuenta de que no era saludable, que su mente necesitaba descanso, y encaminó sus ideas a otra solución.

Lee también: Saquean casa en SMA de productora de Shark Tank México

Con tan sólo siete años dibujó el boceto de una banda neutónica, inventó que se convirtió en una realidad años más tarde, gracias al apoyo de su madre, Érika Rodríguez, y el resto de la familia Canseco.

En 2019, con tan sólo 10 años, Franco enfrentó a los ‘tiburones’ del programa para emprendedores ‘Shark Tank’. El pequeño inventor consiguió 2.5 millones de pesos por el 40% de su empresa.

Meses más tarde, la banda neutónica ya estaba a la venta. Actualmente se distribuye en redes sociales y su sitio web.

¿Pero qué es exactamente?

El dispositivo ayuda a las personas a relajarse sin necesidad de medicamentos.

Es un antifaz que evita la entrada de luz y mantiene tus ojos cerrados. En puntos estratégicos tiene cuarzos turmalina, que rodean la cabeza de propiedades naturales.

Posee un campo magnético de baja frecuencia, idéntica a la del cerebro cuando se prepara para dormir. El antifaz cuenta con seis audios para relajarse y controlar la respiración.

Aunque este es el invento más famoso de Franco Canseco, el niño diseñó a los seis años una espina dorsal robótica, un corazón artificial y una desaladora solar.

Su historia es prueba de que soñar despierto a veces rinde frutos.

Te podría interesar: Detienen a uno de los que robaron la casa de la productora de Shark Tank

SZ