Tienen razón los seguidores de Ricardo, todavía no ha perdido los comicios; sin embargo, existe la información para la inferencia, más que augurios de pitonisas. Con requisitoria para los duchos: en la mayoría de los modelajes de resultados de los cuestionarios con los cuales han medido las preferencias de la ciudadanía, gana Alejandra Gutiérrez; y colocan a Ricardo Sheffield en segunda posición. Aunque se respetan, estilo y costumbre del exprocurador y sus fans, que traen otros datos; pero aún no logran consolidar ni una guerra de encuestas, sólo ofrecen respuestas compensatorias o ataques contra sus opositores que los están superando.

Durante el despliegue del Plan General 2021 del partido conservador PAN para las elecciones intermedias, a fin de mantener la mayoría de los Ayuntamientos y en el Congreso de Guanajuato, emergió desde Palacio Nacional el personaje esperado localmente para las elecciones del 2024, Ricardo Sheffield Padilla, quien reveló en una mañanera su pretensión de buscar la alcaldía de León que gobernó en 2009-2012 con marca albiazul y perdió ante la priista Bárbara Botello Santibáñez.

Mientras, las mujeres impuestas por la nomenclatura albiazul avanzan en las principales plazas de Guanajuato, con Alejandra Gutiérrez en la joya de la corona en donde está superando en todo terreno al moreno Sheffield Padilla, por muchas razones: desde integración de su planilla, hasta la dificultad para la consolidación de la campaña, pasando por la deserción del grupo Trejo Ortiz, quien articuló las actividades del partido en la plaza del estado donde perdió las elecciones presidenciales en el 2018 AMLO. Ante este último acudió el exprocurador la semana pasada a fin de que se encargara de exhibir a la nación los “Vales-Grandeza” del gobierno estatal de Diego Sinhue para intentar frenar el triunfo del PAN en la zapatera, y de paso sacarle las “castañas del fuego”.

Tienen razón los seguidores de Ricardo, todavía no ha perdido los comicios; sin embargo, existe la información para la inferencia, más que augurios de pitonisas. Con requisitoria para los duchos: en la mayoría de los modelajes de resultados de los cuestionarios con los cuales han medido las preferencias de la ciudadanía, gana Alejandra Gutiérrez; y colocan a Ricardo Sheffield en segunda posición.

Aunque se respetan, estilo y costumbre del exprocurador y sus fans, que traen otros datos; pero aún no logran consolidar ni una guerra de encuestas, sólo ofrecen respuestas compensatorias o ataques contra sus opositores que los están superando.

El renacido emergente

La sorpresa la propinó Ricardo Sheffield, que cayó como agua helada en las espaldas de sus aliados que se estuvieron preparando, haciendo el gasto y la chamba, para encabezar en la contienda diversos cargos de elección por Morena, entre ellos el ilusionado Marcelino Trejo Ortiz, que se arregló justamente para ser primer alcalde leonés del partido rojo marrón. De paso el extitular de Profeco que se cubrió con la fronda presidencial en muchas ocasiones, también le rompió el corazón a un grupo de 16 personas que les ofreció candidaturas a las alcaldías y que prácticamente dejó “colgados de la brocha”, al aferrarse sólo a la suya.

Fueron en las principales ciudades del corredor industrial del Bajío y la capital Guanajuato, donde se percibió el “primer resbalón” de Sheffield durante su campaña por la Zapatera en 2021 y precampaña para 2024 a la gubernatura. El exfuncionario federal no consiguió que designarán a sus seguidores en los cargos para el afianzamiento de su presencia, y extenderse luego, y que lo suyo era, hasta una especie de ocurrencia.

La piedra de toque de realidad la impuso una tercia de morenos: Oscar Novella Macías, el embajador del presidente nacional de Morena, Mario Delgado, quien acordó con el dirigente estatal en la emergencia Ernesto Prieto Gallardo para sacar el VoBo del delegado de Programas Sociales del Gobierno de México, Mauricio Hernández Núñez a fin de integrar las planillas y definir las candidaturas en los distritos locales, marginando al grupo Sheffield y de Alma Alcaraz, la dirigente “legal” en la entidad. La designación de las candidaturas acabó con la ilusión del exprocurador, pues se concertó un nuevo escenario de futuro, contrario a su proyecto.

La mayoría de las personas a quienes Ricardo Sheffield Padilla ofreció candidaturas y no se las entregó, aguantaron vara en lo inmediato, pero Marcelino Trejo prefirió devolverle la atención por la palabra empeñada e incumplida, hacerlo abanderado de Morena a la presidencia municipal de León. En fecha significativa, el 10 de mayo, Día de las Madres, el reconocido abogado le hizo ver su suerte al exprocurador, al hacer la sana distancia llevándose a todo su grupo con la infraestructura, la cual terminará de entregar la próxima semana el equipo de campaña de los morenos. Trejo, prácticamente le leyó “las cartas del Tarot” a Ricardo, vaticinándole su futuro para los comicios del domingo 6 de junio.

Se le acabó el “sueño seductor” al buscador de la gubernatura que se quería presentar públicamente en el 2021 como abanderado de León, escoltado por 16 candidatos más a las alcaldías. Una cabeza de playa que colocaría para imponerse en las principales ciudades en el estado, con el interés de retomar el rumbo hacia la oficina de Paseo de la Presa en la ciudad capital iniciado en 2018 cuando le ganó la candidatura del PAN, Diego Sinhue, antes de su bautizo como parte del rojo-marrón.

En el andar, el candidato moreno a la alcaldía de León perdió las alas y lo avivaron de un deseo onírico con nueva bandera, la reacción ante la situación de crisis; no por los resultados de las encuestas ni de un debate antecedido con firma de Acuerdo de no Agresión que es la manera de impedir la confrontación de las ideas, sino por la andanada de golpes que recibió de las camarillas de su partido-movimiento.

Debido a la experiencia que tiene en estos menesteres Ricardo Sheffield Padilla, conoce el terreno que está pisando y sabe que ha cometido hartos errores, pero sobre todo está consciente de la fuerza albiazul en la plaza que gobierna Héctor López en donde se presentó en calidad de opositor, y seguramente espera más conflictos. Debido a ello es probable que esté preparando su salida al finalizar la contienda con mente fría. Si pierde en las urnas, deberá de aceptar el resultado…

Topografía.

Altimetría. A dónde va Trejo. Como en esto de la práctica política, el que duerme “se lo llevan al baile”; el que le hizo la sana distancia a la planilla de Ricardo Sheffield a fin de evitar contagios ñoños, Marcelino Trejo, está en el análisis de un nuevo proyecto rumbo a las elecciones del 2024, para “desplegarlo” con mucha enjundia entre los empresarios guanajuatenses. La nota es que se podría incorporar a las actividades con la finalidad de colocar al canciller mexicano, Marcelo Ebrard, como candidato a “la grande”.

Mientras se entretiene el exprocurador de Consumidor con los Vales- Grandeza, o la posibilidad de buscar la anulación del proceso electoral en León, Marcelino y su equipo de trabajo está ante la “posibilidad” de encontrase en medio de la sociedad con el funcionario federal que se ha encargado de la consecución y la negociación de las vacunas para una cruzada por Guanajuato, rumbo a la Presidencia de la República.