“Deudas no ponen en riesgo a Salamanca”

Deudas no ponen en riesgo a Salamanca

El tesorero municipal, Héctor Alfaro Montoya, dijo que los compromisos económicos no afectan la operatividad de la próxima administración. Foto: Israel Gallardo.

El tesorero municipal dio a conocer que la administración tiene tres compromisos  adquiridos durante las recientes alcaldías pero enfatizó que están 100% cubiertas

Cuca Domínguez

Salamanca.- El municipio de Salamanca tiene tres deudas económicas que se han adquirido en las administraciones de Ignacio Luna Becerra, Justino Arriaga Rojas y la actual de Antonio Arredondo, es manejable y no pone en riesgo la operatividad de la próxima administración, aseguró el tesorero municipal Héctor Alfaro Montoya.

“No hay ningún problema, los pagos están programados para cubrirse hasta el mes de diciembre, le tocará a la siguiente administración hacer su presupuesto y tomar las previsiones necesarias para seguir cumpliendo como se ha venido haciendo hasta la fecha, sin ningún problema”, dijo.

El funcionario municipal dijo no tener el dato en cifras precisas, “sería aventurarme, pero lo que sí puedo decir es que las tres deudas están cien por ciento cubiertas y los pagos están garantizados hasta el 31 de diciembre, eso quedará plasmado en la entrega-recepción y en los recursos asignados para los pagos hasta el 31 de diciembre, porque aunque la administración termina el 9 de diciembre el presupuesto del municipio está planteado hasta el 31 de diciembre, ya se tiene previsto y no hay ningún problema para que se siga pagando; para el 2019 la próxima administración hará lo propio”.

Alfaro Montoya reiteró que estas  deudas, no ponen en riesgo el funcionamiento y nunca lo han puesto, siempre se ha tomado la precaución por instrucciones del alcalde de que primero son los sueldos, luego las deudas y todo está garantizada al cien por ciento.

En todos los casos dijo son deudas aprobadas por el Ayuntamiento; las tres deudas siguieron el proceso, se hizo la propuesta al Ayuntamiento, se aprobaron y de ahí se pasó al Congreso, que es el que tiene la última palabra y en  lo que corresponde al municipio es darle seguimiento y cumplir con los pasivos.

“Financieramente hablando se entregarán finanzas sanas, sin mayor problema”, concluyó.

MEJZ*