Agencias

Ciudad de México.- Los Pistons de Detroit volvieron a sorprender al derrotar a los Brooklyn Nets por 122-111, su marca sigue siendo negativa pero vuelven a plantar cara ante rivales de alta jerarquía.

Aún con su gran victoria de ayer, los Detroit Pistons siguen teniendo el peor registro de toda la NBA: 6-18, empatados con los Timberwolves. Sin embargo, lo realmente curioso es que la calidad de sus pocos triunfos no podrían ser mejores.

Antes del duelo de ayer habían vencido a Boston, Phoenix, Philadelphia, Miami y a los Lakers, a quienes luego en la revancha pudieron llevar a un doble suplementario. Ahora dominaron de punta a los Brooklyn Nets y se impusieron por 122-111, llevándole a los de Steve Nash su tercera caída consecutiva.

La historia para Brooklyn, más allá de la importante baja de Kevin Durant, es exactamente inversa a la de su rival: parecen encontrar motivación solamente contra los rivales de punta y subestimar a aquellos conjuntos del fondo de la tabla.

Además de los Pistons, los neoyorquinos ya registraban derrotas frente a conjuntos teóricamente muy inferiores como Oklahoma City, dos caídas ante Washington, otras dos ante un Memphis repleto de ausentes y dos más contra Cleveland. Difícil de justificar para unos Nets desbordados de talento individual… aun cuando alguna de sus tres superestrellas no es de la partida, como ayer.

Desde el primer momento se vio a un Brooklyn absolutamente letárgico y sin energía en defensa, sufriendo desconcentraciones realmente llamativas. Detroit ganó el primer cuarto por 38-26 y más allá de uno que otro acercamiento parcial, los de Casey no volvieron a ceder la delantera por el resto de la noche.

Lo más preocupante para los Nets: jamás cambiaron la actitud, con la excepción de algún aporte de Bruce Brown en el campo propio. Cuando se acercaron fue por alguna seguidilla anotadora, pero nunca por haber doblado las rodillas en la marca.

Los Pistons, un equipo que nadie va a confundir con una potencia ofensiva, no solo les terminó anotando 122 puntos, sino que además haciéndolo con un 56% de campo y 44,8% en triples, porcentajes inaceptables para un equipo que pretende pelear por el título.

EZM