Agencias

Brasil.- El presidente Jair Bolsonaro desvinculó a su gobierno del caso del senador que intentó esconder dinero en efectivo dentro de su calzoncillo durante un operativo policial que investiga un fraude con recursos públicos para combatir el nuevo coronavirus, y afirmó que en su ejecutivo “no hay corrupción”.

Chico Rodrigues (DEM, derecha) fue destituido al mediodía por el mandatario como articulador político del gobierno en el Senado Federal con un despacho publicado en una edición extraordinaria del Diario Oficial. “Pasó este caso. Lo lamento. Querer vincular el hecho de que fuera articulador no tiene nada que ver”, declaró el mandatario por la noche, en su transmisión semanal en vivo por Facebook.

“En mi gobierno no hay corrupción. Hasta ahora, cero”, agregó.

Rodrigues fue objeto el miércoles de un allanamiento en su casa de Boa Vista, capital del estado de Roraima, al que representa, por una investigación de un supuesto desvío de recursos públicos destinados a combatir el nuevo coronavirus.

La Policía Federal (PF) halló unos 33 mil reales en efectivo (unos 6 mil dólares), y una parte de los billetes habría sido encontrada dentro de su ropa interior, “próximo a sus nalgas”, reportaron ayer los principales periódicos brasileños.

Por la tarde, el juez del Supremo Tribunal Federal (STF) Luís Roberto Barroso determinó que Rodrigues sea apartado del cargo por 90 días, que deberá ser analizado por el Senado, y determinó que los videos de la operación sean mantendios bajo secreto de sumario.

“Si se comprueba la culpabilidad del investigado, estará justificado su castigo, pero no su innecesaria humillación pública”, escribió el juez.

Según un extracto del informe policial, durante la requisa el senador pidió ir al baño, y en ese momento el comisario a cargo de la operación percibió “un gran volmen, en forma rectangular, en la parte trasera” de sus bermudas. En un primer momento, el comisario halló 15 mil reales, pero tras ser interrogado nuevamente el senador sacó de sus calzoncillos “otros fajos de billetes” por valor de 18 mil reales.

“Mi hogar fue invadido solamente por haber hecho mi trabajo como legislador, trayendo recursos al sistema de salud del estado”, dijo el senador, que afirma tener un “pasado limpio” y confiar en la justicia para aclarar lo ocurrido.

Durante la jornada, la prensa divulgó un video anterior a su llegada a la presidencia en el que Bolsonaro aparece junto a Rodrigues ironizando que tenían “casi una unión estable”, por la larga relación de ambos como diputados federales.

“Parte de la prensa me está acusando de ser amigo [de Rodrigues], dicen que lo coloqué como uno de los vicelíderes [del gobierno en el Senado] y que por eso no combato la corrupción”, se quejó Bolsonaro ante seguidores frente al Palacio da Alvorada, en Brasilia.

Bolsonaro, elegido en 2018 con un fuerte discurso anticorrupción, ha enfrentado varios escándalos, entre ellos una investigación contra uno de sus hijos, el senador Flávio Bolsonaro, por supuesto desvío de recursos cuando era legislador en Río de Janeiro. El propio presidente es investigado tras acusaciones de su exministro de Justicia, el exjuez Sergio Moro, de que intentó interferir en pesquisas de la Policía Federal para blindar a sus aliados y familiares, algo que Bolsonaro niega.

También lee:

LC