Destacan ciudades con gran historia en Guanajuato

Cada entidad tiene algo que la hace especial para los visitantes. Fotos: Especiales

Dolores Hidalgo, Mineral de Pozos en San Luis de la Paz, Guanajuato y San Miguel de Allende resaltan como entidades con atractivos monumentos históricos llenos de arte, cultura e historia

Nissandra Del Río

Guanajuato.- Una zona de monumentos históricos se define a través de estudios urbanos como una especie de ‘protección’ más efectiva a las ciudades en la que se incluyen valores arquitectónicos nuevos como la arquitectura popular y artística y los valores de conjunto. Igualmente se incluyen otros valores espaciales históricos como plazas, jardines, rinconadas, plazuelas y, en general, la traza urbana como elemento histórico de gran valor que ahora tiene un soporte legal

Asimismo, se determina con base en si su objeto es de interés social y nacional, si sus disposiciones son de orden público y si son de carácter federal.

Aunado a esto, los monumentos se clasifican según 4 niveles de importancia: monumentos religiosos y de arquitectura pública, construcciones de gran valor o de valor que deben ser conservadas y construcciones de valor ambiental por conservar.

Mientras en el Congreso del Estado, en conjunto con el INAH, se ponen de acuerdo sobre una nueva declaratoria para impulsar nuevas zonas de monumentos históricos en el estado, recordemos las que ya forman parte de este catálogo:

Dolores Hidalgo

La cuna de la Independencia Nacional quedó así declarada el 27 de julio de 1982, durante el mandato de José López Portillo principalmente por el suceso que marcó la lucha del pueblo mexicano por su independencia nacional el 15 de septiembre de 1810, con la participación de sus habitantes y de Miguel Hidalgo y Costilla.

No obstante, esta zona de monumentos históricos en un esquema regular y organizado como tablero de damas con 9 manzanas por lado, requiere aún de estudios urbanos, sociales y económicos, ya que conserva la producción artesanal de mosaico y alfarería, establecidas a la llegada del cura Hidalgo.

Mineral de Pozos, San Luis de la Paz

Este poblado tuvo su declaración bajo la presidencia de José López Portillo el 27 de julio de 1982 tras la tipificación de sus edificios, en los que se observaba su fugaz historia, pues luego de una gran explotación minera que se agotó, no tuvo la capacidad de generar actividades alternas de crecimiento económico social.

Entre las consideraciones por las que se justifica su importancia están: las características mineras en su disposición urbana y las características formales de la ciudad que son de gran valor para la historia social, política y artística de México.

Guanajuato

La capital del estado también obtuvo su declaratoria con López Portillo el 28 de julio de 1982 por su papel importante en la guerra de la Independencia y su característica traza urbana irregular, consecuencia de la peculiar accidentada topografía del terreno.

Entre otras cuestiones por la que se le declaró zona de monumentos se encuentra: el reconocimiento internacional a su carácter u actividad cultural, especialmente con el Festival Internacional Cervantino; así como por su constitución en un importante polo de atracción turística.

San Miguel de Allende

De la misma fecha que las anteriores, esta ciudad también obtuvo su declaratoria durante el periodo presidencial de José López Portillo, donde las consideraciones iniciales incluían la Presa de San Miguel, que después se eliminó ya que no se permite que las áreas periféricas a las zonas de monumentos tengan destinos de utilidad pública.

Aun así, la zona quedó establecida debido a su desarrollo urbano-arquitectónico y el destacado desarrollo económico en el virreinato que repercutió en la conformación de un criollismo regional que se instituyó en vanguardia del ideario de independencia. Sobresale como escenario de las reuniones de conspiración durante el siglo XIX.