Redacción

Guanajuato.- Después de 22 años de servicio el dispensario médico ‘Teresa de Calcuta’ en la Parroquia de San Roque tendrá que cerrar sus puertas.

En este espacio, llegaban a atenderse hasta 3 mil personas al año, quienes recibían consulta a bajo costo incluso gratis si no podrían pagar la aportación voluntaria y conseguir medicamentos para tratar sus males.

Fundado y atendido personalmente por el doctor Ángel Andrade, el dispensario Teresa de Calcuta, durante más de dos décadas ha sido una opción para las personas de bajos recursos que no pueden costear atención médica y medicinas.

Y es que, por solo 50 pesos de aportación voluntaria, el doctor Andrade ofrecía consulta externa e incluso cirugías menores, suturas, curaciones y urgencias médicas, en el consultorio en la parte trasera de la parroquia de San Roque, hasta que este mes, el nuevo párroco le pidió desocupar el espacio.

“Recibo la llamada del ayudante del párroco, que tiene como mes y medio que llegó, solo me dijo que no podíamos volver a abrir”.

Aparentemente, la administración parroquial, tiene como objetivo, crear un dispensario más amplio y con más personal médico y de enfermería, como en su momento se llegó a hacer en la Basílica de Nuestra Señora de Guanajuato, proyecto que después quedó en el olvido.

Aunque lamenta la decisión, este cambio no apaga las ganas de servir del doctor Andrade, quien acondicionará su casa en la zona sur de la ciudad, para poder instalar el dispensario y ayudar a quienes menos tienen, a tener una atención médica de calidad, esta vez en conjunto con su hijo, quien también se encuentra próximo a titularse como médico y es técnico en emergencias médicas.

“Es un espacio mucho más grande, casi 90 metros cuadrados, ahí con mucho gusto los atendemos, el domicilio es Cañada de las Flores 364 en Villaseca, a partir de que termine de modificar mi casa, aunque ya pueden ir a consulta de preferencia en la tarde, en la mañana estaré en la farmacia Santa Fe desde las 10 de la mañana, si requieren del medicamento, que vayan a mi casa por él”.

También lee:

LC