Gilberto Navarro

Guanajuato.- Con una puesta en escena onírica y con una vasta producción audiovisual, Las Percusiones de Estrasburgo, presentaron el espectáculo ‘Ghostland’ en la Explanada de la Alhóndiga de Granaditas.

El show montado para el cuarteto de percusiones francés, también fue acompañado por medios electrónicos en el show que mezcla música y teatro.

Ataviados con trajes de dos piezas, los músicos se mezclaron con las luces estroboscópicas dando un impacto visual a los asistentes.

Durante una hora, el cuarteto transformó el escenario en un mundo fantasmagórico en que los recuerdos de los seres queridos fallecidos, aparecen en la memoria de un individuo convertido en una máquina de un sistema superior, como una metáfora de la alienación de la sociedad actual, este sistema arranca al individuo tanto de él mismo como de otros.

En este mundo, las almas parecían ir y venir y jugar con los cuerpos en el escenario, el cual mostró cuartos, largas oficinas y áreas desiertas que gradualmente se ven habitadas por los seres fantasmales que le dan nombre a ‘Ghostland’.

En cierto momento, los artistas abandonan las percusiones para mudarse a instrumentos digitales en el interior de maletines, a juego con el vestuario que los hace ver cómo una especie de ejecutivos.

De pronto, detrás de la pantalla aparece una marioneta, que provee al show de un contrapunto, una presencia sutil, como un eco y es en este momento que los dos tiempos y espacios se unen.

Minh-Tâm Nguyen, François Papirer, Galdric Subirana y Flora Duverge, los artistas que llevaron a la vida la puesta en escena creada por Pierre Jodlowski, mostraron un virtuosismo en los instrumentos tanto acústicos como electrónicos que sumergió a los espectadores en el mundo fantasmagórico de la mano de los franceses.