Este año no apunta a ser muy distinto para el mercado bursátil, dada la incertidumbre que genera una política pública en detrimento de las empresas.

La eliminación del outsourcing o el radical cambio a la ley eléctrica lastimará aún más el clima de inversiones.

Al mantenerse estática esa variable, el interés de las empresas para colocar capital disminuye, máxime cuando los múltiplos son bajos. En el mejor de los casos emisiones de deuda.

La excesiva regulación tampoco ayuda a vencer las resistencias y ya ni se diga la inseguridad, la falta de Estado de derecho y el riesgo de ser transparente.

En ese sentido el esfuerzo de promoción de la BMV que dirige José-Oriol Bosch y de Biva de Santiago Urquiza enfrenta una enorme pared. Hasta ahora una o dos bolsas no han hecho diferencia para aumentar las menos de 150 emisoras que hoy se tienen.

Vaya, el año pasado tres emisoras aprovecharon el bajo nivel de las cotizaciones para deslistarse. Fue el caso de Rassini que dirige Eugenio Madero, Bio Pappel de Miguel Rincón y General de Seguros de Manuel Escobedo. La tapatía Betterware de Luis Campos mejor optó por el Nasdaq.

En la BMV que preside Marcos Martínez van tres años sin ninguna oferta inicial y Biva sólo pudo atraer a Cox Energy de Enrique Riquelme que levantó 450 mdp.

Le adelante aquí que hay otras empresas que evalúan dejar la BMV. Los expertos apuntan a Banco Santander que lleva Héctor Grisi y a IEnova.

Respecto al banco español la especulación se arrastra desde que en abril del 2019, éste recompró 25% de su filial mexicana. El canje implicó en su momento 2,560 mde y con ello Santander llegó al 92% de la tenencia con un 8% diluido.

Los inversionistas que se resistieron quizá visualizan un rebote de la cotización a mediano y largo plazo, pero los analistas insisten en que Santander dejará la BMV. Ayer el propio banco nos reiteró que no tiene planes en ese sentido.

El caso de IEnova que preside Carlos Ruiz Sacristán y que lleva Tania Ortiz Mena es distinto. Ahí sí le platico que pronto se harán los trámites ante la CNBV de Juan Pablo Graf para salir de la BMV.

La razón es que la estadounidense Sempra trae en la mira fusionar IEnova con su también filial mexicana, Central de Gas Licuado para formar una entidad de infraestructura, que se denominará Sempra Infraestructure Partners para invertir en EU y México.

La recompra se realizará en el segundo trimestre y significaría unos 2,800 mdd.

Así que por desgracia nulo avance bursátil.

Se dificulta a Posadas reestructura de bono

La recuperación del turismo será lenta. Cicotur que lleva Francisco Madrid reportó que en la segunda quincena de febrero hay un retroceso tanto en vuelos nacionales como internacionales. De ahí la problemática de firmas como Posadas que dirige Pablo Azcárraga. Esta se ha adelgazado en los últimos meses. También busca reestructurar un bono por 393 mdd con vencimiento al 2022. Este proceso se ha dificultado por el cambio de manos del papel y la poca visibilidad de los nuevos tenedores, salvo la inglesa Ashmore de David Bennett que destaca. Habrá que dar mayor margen

Gas golpe al PIB y almacenamiento como sea 

La mayoría de los expertos ajustarán a la baja sus previsiones para el PIB del 2021. El nivel dependerá de lo que se prolongue la afectación de la planta productiva nacional por la escasez de gas y el alza de las cotizaciones. Quedó además en evidencia la corta mira de Sener de Rocío Nahle en su estrategia al cancelar las inversiones previstas en almacenamiento, lo que se sumó a la cautela de la IP para invertir. Urge un giro de timón para retomar esos proyectos, sea por Pemex de Octavio Romero, CFE de Manuel Bartlett o el sector privado. Quien sea. Hoy estamos al día en lo que llevan o no los gasoductos.