“En San Cristóbal estuvieron aquí promoviendo. Ya saben hoy cuántos quedan de 10 mil habitantes. Solo 3 gatos que vinieron de fuera. ¡Aquí no hay pendejos!”.

Vicente Fox Quesada, ex presidente de México

El gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo a través del secretario de Salud del estado, Daniel Díaz Martínez lanzó al gobierno federal una plegaria que sabe, de antemano no concederá. Quiere fortalecer su idea de que en Guanajuato todavía no cunde el pánico en la tercera ola por Covid19: que la estrategia de vacunación de los jóvenes entre 18 y 39 años apunte primero a los municipios del corredor industrial principalmente, León, Irapuato, Celaya y Salamanca donde se concentra el más alto porcentaje de contagios en las últimas semanas.

La secretaría de Salud insiste en que se debe de aplicar un criterio epidemiológico en la estrategia de vacunación, algo que va contra la máxima de “primero los pobres” que aplica el gobierno federal.

Las cifras actuales le siguen dando margen de maniobra a Guanajuato. El crecimiento con respecto a los números de sí mismo hace algunas semanas es espectacular al cierre de julio que ya tuvo más contagios que marzo y abril, el pasado viernes hubo reporte de 6 defunciones algo que en estos últimos 90 días casi no se había visto y la hospitalización ya superó otra vez el 10%.

Pero las autoridades llaman a ver el fenómeno globalmente. Varios estados como el vecino de Jalisco ya colocan medidas extremas como el cierre de bares y restaurantes. En Guanajuato dicen que no y presumen estudio de CitiBanamex que elogia el Manejo de la pandemia.

Y en ese tenor, el gobierno sabe que puedes seguir estirando la liga. Lo que todavía se puede tambalear es el regreso a las clases presenciales por las resistencias de algunos sectores como las universidades públicas (UNAM ya anunció solo regreso virtual y otras instituciones de educación media superior esperan 3 semanas consecutivas en semáforo verde antes del retorno).

Eso sí va a ser un auténtico galimatías a resolver para la autoridad porque es previsible que en lugar de bajar el número de casos, defunciones y hospitalizaciones en las siguientes 3 o 4 semanas previas al 30 de agosto, irán al alza.

El gobierno de Diego Sinhue con menos insistencia y provocación que la del presidente, está de acuerdo en ese retorno. Falta aterrizar las letras chiquitas como lo perfiló ya Luis Carlos Zúñiga, director de Riesgos Sanitarios de la secretaría de Salud quien dijo que será imposible comprar tantos medidores de CO2 para todas las escuelas y todas las aulas que hay en el estado y que la estrategia tiene que apuntar a combinar ventilación con las condiciones de cada salón y sana distancia.

Una carrera contrarreloj para el regreso a clases presenciales que no estamos seguros si va a ganar el gobierno. La presión de contagios, defunciones y hospitalizaciones puede mover muchas cosas.

Si los delincuentes no temen armar una “casa de seguridad” a menos de 400 metros del búnker de la Fiscalía General de Guanajuato ¿cómo puede funcionar el discurso oficial de que la autoridad en Guanajuato impone respeto a los malosos?

Por ningún flanco queda bien parada la Fiscalía de Carlos Zamarripa que presume equipamiento sofisticado, elementos con preparación de vanguardia, capacidad de reacción y bla, bla, bla, si la delincuencia puede operar casi a sus puertas.

Y habrá mi y una explicaciones y argumentos. La imagen no abona a la imagen de fortaleza que presume.

¿REBELARSE CON PEÑA NIETO O CON LÓPEZ OBRADOR?

Hace exactamente un año, 9 gobernadores del país se lanzaban desde la tercera cuerda  y solicitaban la renuncia del subsecretario de Salud federal Hugo López Gatell.

Entre los panistas que no estaban en los abajofirmantes destacaba el de Chihuahua, Javier Corral que ya ha sido víctima de la 4T pero esa no la jugó.

“Los gobernadores de 40 millones de mexicanos y mexicanas, demandamos al Gobierno Federal la salida inmediata de Hugo López-Gatell y que se ponga al frente, a un experto en la materia, con conocimiento y humildad para entender en toda su dimensión los temas de esta crisis de salud tan grave como la que estamos atravesando” decía el texto que firmó también el mandatario Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

En la pandemia contra López Gatell. En otro momento contra el pacto fiscal y la forma de distribuir recursos de la 4T pero siempre ha habido pleito con el gobierno de López Obrador o al menos, razones para ello. Pero siempre se han topado con pared.

Hace 5 años, Miguel Márquez se enfrentaba al de Enrique Peña Nieto con uno de los discursos más reventadores de su sexenio contra el gobierno de Peña Nieto

“Quieren ver a Guanajuato de rodillas, pero Guanajuato tiene historia, aquí nació la Independencia. Guanajuato no se pone de rodillas, es un estado de oportunidades para el desarrollo integral de las familias”.

Con estas palabras, el entonces gobernador Miguel Márquez se dirigía al secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong en una visita que hacía el funcionario federal a León luego de varias semanas en las que la relación entre Guanajuato y la Federación vivía momentos ríspidos.

Recién, el entonces secretario de Gobierno Antonio Salvador García López había dicho que elementos de la Gendarmería nomás habían venido a pasearse al Estado y que no cumplían con su función de auxiliar al Estado en labores de supervisión y recorrido en la entidad.

Osorio Chong también sacó de su repertorio un discurso sutil en el que ponía los puntos sobre las íes y rechazaba los cuestionamientos velados del gobierno local y llamaba a trabajar de forma coordinada entre los tres niveles de gobierno para combatir la inseguridad.

“Por acciones dispersas, por esfuerzos dispersos, de unos y de otros, no podemos incidir en la baja de delitos, de homicidios y de circunstancias adversas que se tienen aquí”, dijo.

“Que nadie se equivoque; el Gobierno del presidente Peña no trabaja de acuerdo a ideologías ni colores, no puede haber competencia entre gobiernos para atender la seguridad, tenemos que entregar resultados”, expresó.

¿Cuál es el castigo que menos les gusta a los gobiernos azules? ¿El de Peña o el de López Obrador?

LA CONSULTA DE LA DISCORDIA: EL SHOW EN MARCHA

Gris el debut que tendrá la consulta popular como ejercicio de participación ciudadana en nuestro país. Una apuesta que pudo tener un mayor sustento y sustancia pero que la 4T prefiere dejar en un simple ejercicio de propaganda de las tesis del régimen vigente y ante el cual ya comenzaron a tender la cama para curarse en salud.

Desde principios de la semana, diputados y dirigentes morenistas se plantaron en plazas públicas en Guanajuato para promover el ejercicio y de manera paralela se pronunciaron en ruedas de prensa en contra del árbitro electoral al que acusaron de boicotear el ejercicio en lugar de impulsarlo.

Todavía no les pegan y ya lloran. Así que ya podemos adelantar que una de las críticas principales de los morenistas será a la organización de la consulta popular con una pregunta ambigua en la que además quedó de manifiesto que, el presidencialismo sigue vivo y coleando en nuestro país porque el presidente de Corte, Arturo Zaldívar optó por no pelearse con el ejecutivo y echar maromas con un cuestionamiento que es un galimatías y solo exacerba la polarización en nuestro país.

Mal lance del titular del Poder Judicial que demuestra una vez más que la división de poderes es un mito genial en el país como en los estados. Están a las órdenes del ejecutivo.

Una polarización que protagonizan los representantes populares de los partidos y sus dirigentes quienes según sea su pertenencia, descalifican o pontifican.

Pero el ejercicio de este domingo parece entusiasmar muy poco a los ciudadanos comunes y corrientes salvo a los más informados o politizados. Habrá quienes se enteren sin que ello sea necesariamente culpa del INE, porque se anuncia ley seca por las siguientes 24 horas tan absurda en términos prácticos, como la veda para que los gobiernos promueven logros o anuncien obras.

Pero al final, sabrán que con poca o mucha participación, desde Palacio se va a magnificar el resultado para decir que se trata de “la voz del pueblo”.

Para nadie es un secreto que esta consulta solo será un instrumento adicional del gobierno de López Obrador para posicionar sus tesis de gobierno; el linchamiento contra los gobiernos del pasado, los denuestos a sus adversarios políticos y la exaltación del “pueblo” como la máxima autoridad.

Y del otro lado, los adversarios no ven la hora de que se consume la participación por debajo del 40% que se requiere para asumir alguna acción legislativa para ratificar su descalificación previa y mofarse del gobierno.

Intromisión del ejecutivo en otros poderes, acarreo, descalificación prematura del árbitro, desprecio de la posibilidad de un verdadero ejercicio de participación ciudadana.

Un ejercicio que se pretende popular, con los vicios de nuestros políticos de siempre.