Onofre Lujano

Acámbaro.- El puente de Fierro, construido para la salida del tren rumbo a Comonfort, Escobedo y Celaya, presenta vandalismo y la pinta de grafiti, situaciones que para las autoridades es imposible de evitar. Sin embargo, la historia de esta obra merece que cuando menos se le de mantenimiento esporádico.

Los ferrocarrileros lo ven un símbolo de la época de bonanza en Acámbaro, cuando los talleres y el tren de pasajeros eran una autentica macroeconomía de Guanajuato con la llegada de trabajadores de varias partes de la República y que después se quedaron a vivir en esta ciudad que se convirtió en cosmopolita. Actualmente, para los exoperadores del ferrocarril todo lo que implica la estación, los talleres y el famoso puente de Fierro, significa nostalgia y dolor por el deterioro que ha afectado esos sitios.

La estructura se ubica en el kilómetro NB-1 -32 de la vía que comunica la ciudad de Acámbaro con las de Salvatierra y Celaya, desde que colocaron los andamios de hierro recibió el nombre de puente de Fierro.

Aunque siempre existió confusión sobre la fecha en que se erigió, fue construido en 1906, precisamente cuando se amplió esa vía. En ese tiempo, el personal de transbordo de Celaya pasaba la carga de carros de vía ancha a los de angosta, y se trasladaron a Acámbaro a hacer ese mismo trabajo.

Libera el paso sobre el río Lerma

El puente fue colocado para liberar el paso de vía sobre el río Lerma. La estructura original sufrió la destrucción de unos tirantes de la parte izquierda, a causa de unas piezas de maquinaria pesada salida de la plataforma que se traían de Estados Unidos el 7 de julio de 1960, remplazándola por una nueva.

La estructura tipo trabe ‘Pratt’ de paso inferior con montantes tiene 5.80 metros de ancho y nueve metros de alto por 46.13 metros de largo. A la estructura nueva se le dejaron las trabes de los dos extremos que se colocaron en el primer puente y en las que hay unas placas con la inscripción “American Bridge Company of New York U.S.A. 1906”.

Este puente sirve de comunicación a pie o en bicicleta para las comunidades de Guadalupe, Loreto, Tenorio, La Carpa, entre otras, pero se debe tener cuidado para pasar, mientras se observa que no pase el tren ya que no hay un espacio amplio para los caminantes, que tienen que esperar que pasen los vagones.