Nayeli García

Irapuato.- El Relleno Sanitario de Irapuato cuenta con una vida útil de al menos ocho años, y en caso de saturación se buscaría ampliar su extensión a los terrenos ya impactados de la zona, señaló el director de Servicios Públicos Municipal, Hugo Ortega Álvarez, al descartar planes municipales de construir un nuevo sitio de confinamiento de basura.

El servidor público descartó que por el momento el Municipio busque reemplazar o construir un nuevo relleno sanitario para satisfacer la demanda de basura que hay en la ciudad, que al año genera entre 12 a 13 mil toneladas de basura, ya que en el 2018 se realizó un estudio del actual relleno y se tiene un pronóstico de vida aún de al menos ocho años para llenar las celdas que se tienen disponibles.

Mencionó que, aunque Gobierno del Estado ha planteado la posibilidad de construir un relleno sanitario intermunicipal, es un proyecto que se revisa de forma independiente de la operación que tiene actualmente el Gobierno Municipal, e incluso no se ha iniciado algún proceso para su clausura o cierre, pues se pretende seguir operando en el mismo lugar.

Hugo Ortega explicó que una vez que se llegue a la compactación de todas las celdas que aún quedan en el relleno, la idea más viable es extender el terreno que ocupa el relleno, pues la zona de Peñitas, en donde está localizado, ya está impactada e incluso existe muy poca vegetación.

Señaló que las celdas que ya fueron ocupadas están en proceso de reforestación, en donde fueron plantados algunos árboles, pero fue necesario colocar tierra lama y de otro tipo para ayudar a que  la vegetación crezca, ya que las condiciones del suelo no favorece el desarrollo de vegetación.

EZM