Ana Ojeda 

San Francisco del Rincón.- Los restos del padre José María Juárez y las cenizas del padre Felipe Rodríguez Narváez, descansan en el Santuario de la Inmaculada Concepción donde ofrecieron su ministerio.

En ceremonia religiosa especial, a unos días de terminar las Iluminaciones que desde aquí se organizaban, se congregaron en sana distancia familiares y autoridades.

El cura Roberto Carrillo ofreció su reconocimiento total a ambos sacerdotes, destacando lo que significan para la comunidad de San Francisco del Rincón, agradeció a las familias de ambos sacerdotes que hayan los hayan donado al sacerdocio, quienes ahora descansan para la eternidad en el Templo.

La noche del sábado la familia del padre Juárez agradeció a la población de San Francisco por todo el apoyo mostrado para que los restos del sacerdote permanezcan en su lugar original, únicamente cambió la lápida, mientras la original está en posesión de los familiares.

Con esto quedó aclarado que no hay intención de dañar sentimientos, ni el valor de nadie, luego de que semanas atrás había surgido la molestia por la exhumación.

Y es que como venía la ceremonia de recepción de cenizas del padre Felipe, se buscaba que estuvieran juntos, ahora todos están en acuerdo y en respeto al valor de cada cual, ratificó el señor cura en presencia del exgobernador Miguel Márquez Márquez, el alcalde, Javier Casillas Saldaña y la diputada local Noemí Márquez Márquez.

De la familia del sacerdote Rodríguez Narváez, el sentimiento de agradecimiento para que quedaran sus cenizas a los pies del altar fue evidente, destacaron la apertura del arzobispo Alfonso Cortés, del cura Roberto Carrillo y el apoyo en gestiones del exgobernador, incluso el cura reconoció que el padre Felipe se queda aquí luego de las gestiones de Márquez con el arzobispo Alfonso Cortés.

En el caso del padre Felipe a los pies del altar “porque es donde hacemos el ministerio, celebramos el sacrificio eucarístico y ahí ofrecemos a Dios Nuestro Señor, eso sí lo decidí yo, para que se mantenga bajo la mirada de la santísima Virgen María a quien amaron en vida”, dijo el cura Roberto Carrillo.

Durante la misa especial las cenizas del Padre Felipe se depositaron en su cripta, e instalaron a los pies del altar su lápida y una más, en símbolo a la memoria del Padre Juárez, pero sus restos quedan en su lugar original, que es en la capilla del Santuario.

Entregaron las autoridades un álbum fotográfico del padre Felipe, donde se incluyó su historia y su última sesión fotográfica de marzo de este año.

Los querían en el expiatorio

Los restos de los sacerdotes tienen un lugar especial en el Templo Expiatorio de León, allá es a donde quería el arzobispo llevar las cenizas del Padre Felipe, luego cambio de opinión tomando en cuenta los años de servicio, y lo que ambos sacerdotes representan, aquí reposarán para la eternidad.

LC