Municipios

Denuncian en redes nuevo caso de abuso policial en Silao

Karla Silva

Silao.- Otro presunto abuso policial por parte de elementos de la Secretaría Ciudadana ocurrió en Silao, ahora en la comunidad Colonias Nuevo México; una de las afectadas aseguró que los agentes ingresaron a su casa donde convivía con otras personas, los agredieron, causaron destrozos y los arrestaron.

Este caso se suma a las denuncias públicas que, a través de redes sociales, realizan pobladores acusando a los elementos de la corporación de cometer arbitrariedades.

Evelyn Daniela Padilla Silva es la joven que en su cuenta de Facebook compartió que el sábado 5 de diciembre, aproximadamente a las 23:00 horas, se encontraba en su casa, conviviendo e ingiriendo algunas cervezas con sus amigos. Y casi inmediatamente cuando su esposo y otro joven bajaron las escaleras para devolver los envases a la tienda, volvieron corriendo con  cinco uniformados y una mujer policía detrás de ellos.

“Entraron a mi casa, bajaron a mi esposo porque se lo querían llevar a la fuerza y no sabíamos por qué”. En su intento, dijo, “causaron destrozos, los aventaron por las escaleras y los subieron a una patrulla”. Además, comentó que cuando una de sus hermanas comenzó a grabar la escena con un teléfono celular, le pedían con amenazas que guardara el aparato.

Robo y negligencia

Pronto dio aviso a sus padres, quienes rápidamente se dirigieron al edificio de Seguridad. Donde también denunciaron que, presuntamente, a Daniela le quitaron 6 mil 200 pesos que cargaba en la bolsa del pantalón.

“Ya en el área de Barandilla del edificio de Seguridad Ciudadana, conocido como ‘Pentágono’”, continuó la joven, “la juez calificadora habría preguntado el motivo del arresto, a lo que supuestamente un policía respondió: ‘usted póngale que estaba tomando en la esquina y que nos apedrearon, a ella (Daniela), por resistirse a la ley’”, denunció.

La multa fue de 650 pesos y permanecieron detenidos 13 horas. Las boletas de arresto que les entregaron son ilegibles, así que les resulta casi imposible obtener detalles de lo argumentado por las autoridades.

Además, la afectada señaló temer por su seguridad, ya que presuntamente los agentes los amagaron con agredirlos de hacer público lo ocurrido: “que al cabo ya saben dónde vivimos”.

“No he podido dormir, nada más estoy cuidando la puerta; ni hambre tengo (…) trato de hacerme fuerte”, agregó y se quejó de estar adolorida por los golpes que recibió.

NDR

Otras noticias