Fernando Velázquez

León.- Hasta ahora son 44 quejas que padres de familia han interpuesto en la delegación de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en el estado porque escuelas particulares les han negado el reintegro de la inscripción o han retenido los documentos escolares de sus hijos.

El delegado de la Procuraduría, Armando Guzmán García, explicó que antes de iniciar el ciclo escolar, fueron 20 los expedientes de queja iniciados por la negativa de los colegios a devolver el dinero de la inscripción, una vez que los papás ya no quisieron que sus hijos estudiaran ahí.

Posteriormente, una vez comenzadas las clases virtuales, algunos padres de familia buscaron reubicar a sus hijos en otras escuelas, pero sus respectivas escuelas les negaron la entrega de sus documentos, motivo por el cual se iniciaron otras 24 quejas.

“Lo principal que ellos (directivos de escuela) dicen es que ellos ya hicieron un gasto, que tienen que pagar gasto corriente, pero es una situación que nosotros aquí les manifestamos que los alumnos no van a recibir el servicio, en consecuencia, tienes que reembolsarle el dinero. Es un argumento que para mí es inoperante y lo vamos a llevar hasta sus últimas consecuencias en caso de que no quieran regresar el dinero”, dijo.

Situación ilegal

En el caso de la negativa a devolver los documentos, Armando Guzmán señaló que el argumento que exponen las escuelas es que los papás tienen algún saldo pendiente, lo cual, subrayó, es ilegal.

Aunado a lo anterior, el delegado federal apuntó que hubo 16 casos donde se logró una conciliación inmediata, por lo que ya no fue necesario tramitar la queja.

También lee:

LC