Nayeli García

Irapuato.- La urbanización en las faldas del Cerro de Arandas no se detiene. A través de una denuncia anónima fue reportada la construcción de forma clandestina de una vivienda a espaldas del Colegio Montessori.

Fue hace más de un mes y medio que vecinos de la calle Avenida de las Lomas de la colonia Lomas Españita empezaron a ver cómo maquinaria pesada entraba y salía de la colonia, sin embargo, no se veía una construcción en la zona.

Pero a partir del 20 de agosto observaron como las máquinas entraban a un predio o terreno baldío en donde derribaron un muro de piedra que estaba ubicado en el lugar para poder ingresar a un terreno a espaldas del colegio citado, para realizar diversas obras, y poder tener un acceso más cómodo por la vialidad pavimentada y no por los asentamientos irregulares de las faldas del cerro.

Aunque esa área ya no forma parte del Área Natural Protegida del Cerro de Arandas, denunciaron que poco a poco el cerro se estará poblando con edificios nuevos sin que nadie ponga un alto para la conservación del cerro, que es parte de la identidad irapuatense.

La construcción fue iniciada sin los permisos correspondientes, confirmaron autoridades municipales, quiénes señalaron que ya se inició por parte de los propietarios el proceso de regularización, sin embargo, se estarán realizando visitas de inspección para conocer el estatus de la obra.

El pasado 30 de marzo, el director del Instituto Municipal de Vivienda de Irapuato (Imuvi), José Martín López Ramírez, explicó que para que un asentamiento irregular pueda ser regularizado se requiere que al menos el 30 por ciento de los lotes estén ocupados, pero también que se tengan certeza jurídica de sus terrenos.

Y es que, aunque desde hace años, cuando el entonces IEE desafectó el Cerro de Arandas como Área Natural Protegida se prometió la regularización de los asentamientos de la zona, la introducción de los servicios y demás.

José Martín López Ramírez precisó que el problema, es que de no tener certeza en un futuro el Municipio o el Gobierno del Estado podría enfrentar demandas por otros dueños que pudieran surgir, por lo que los habitantes de la zona podrían reunirse para entablar un juicio.