Foto: Especial

Redacción

Irapuato.- Integrantes del colectivo ‘De pie hasta encontrarte Gto’ denunciaron en la agencia V de la Subfiscalía de Justicia de Irapuato a seis efectivos municipales y vigilantes de una empresa privada por presunto abuso de autoridad. El viernes pasado mientras comían en Plaza Fiesta intentaron detener a mujeres y un menor de edad. El mes pasado en Celaya enfrentaron una situación similar.

Con el folio 30 719, radicado en la agencia V del Ministerio Público de la Subfiscalía de Justicia de Irapuato, la tarde del viernes pasado una integrante del colectivo de búsqueda de personas desaparecidas ‘De pie hasta encontrarte Gto’ presentó una denuncia hacia seis uniformados locales por presunto abuso de autoridad contra dos mujeres y un menor de edad.

“Eran aproximadamente las 3:40 de la tarde, estábamos comiendo en Plaza Fiesta, terminamos de comer y sacamos unos documentos para llenarlos, pero una de las integrantes llevaba prisa y le pedimos que sólo firmara el formato y nosotros le ayudaríamos a llenarlo. En eso llegó una vigilante de la plaza y nos dijo que ahí no permitían que se sacaran documentos, que nos fuéramos de ahí o que nos metiéramos a otro café, le explicamos lo que estábamos haciendo, pero se puso agresiva, guardamos los documentos y seguimos sentadas porque estábamos esperando a otras personas”, comentaron integrantes del colectivo.

Las integrantes del colectivo realizaron llamadas telefónicas a las personas que esperaban, pero justo en ese momento regresó personal de la empresa privada de seguridad a exigirles que se retiraran en un tono más agresivo y, justo en ese momento, una de las integrantes del colectivo activó el botón de pánico y en cuestión de minutos seis policías locales a bordo de la patrulla 9434.

“Nos querían detener porque estábamos alterando el orden, eso les dijeron los guardias de la plaza, les explicamos lo que ocurría y nos querían detener. No es la primera vez que nos ocurren este tipo de situaciones, el mes pasado nos ocurrió en Celaya, nos quisieron detener cuando se abrieron las fosas de Villaseñor el 20 de febrero”.

ndr