Redacción

Guanajuato.- Esteban ‘N’ de 21 años de edad, capitalino, denunció haber sido golpeado y asaltado por policías preventivos la noche del sábado cuando regresaba de su trabajo a su vivienda ubicada en el poblado Mineral de Santa Ana, precisó que los uniformados lo interceptaron en la zona conocida como La Crucita, zona en donde lo agredieron fisca y verbalmente, además de amenazarlo con que “si decía algo lo iban a levantar”.

El afectado narró que alrededor de las 20:00 horas, la noche del sábado, cuando regresaba de su trabajo al llegar al sitio antes referido los policías lo interceptaron y sin mediar palabra lo empezaron a golear y aunque él aseveró que preguntó el motivo los policías no le respondían solo le pegaban con el tolete.

Describió que una vez que lo subieron a una patrulla, ahí los policías lo esculcaron hasta encontrar su cartera que llevaba en una de las bolsas traseras del pantalón y en la que asegura llevaba mil 300 pesos, dinero que aseveró haber visto cuando elementos de seguridad lo sacó y se lo guardo, además mencionó que les preguntó el motivo de la detención y le respondieron “que no hiciera muchas preguntas (…) y amenazando que no dijera nada porque lo iban a levantar”.

“Mi nombre es Esteban, ayer (sábado) alrededor de las 7-8 de la noche aquí en la comunidad Mineral de Santa Ana yo venía de trabajar (…) estaban los polis en la Crucita y sin decir, sin comentar nada ellos me arrestaron sin mediar palabra y nos empezaron a golpear; un chavo de la poli, complexión delgada, piel morena, me arrestó y me subió a la patrulla, me empezó a toletear y a buscar en las bolsas de atrás donde traía yo mi cartera con mil 300 pesos y le dije que por que me buscaba y me empezó a toletear, que no la hiciera de pedo y sin mediar palabra solamente lo que recibía eran toletazos en la espalda, brazos, costados; ellos no decían nada de por qué nos habían detenido, son bien prepotentes”.

Esteban mencionó sin explicarle el motivo de su arresto los policías, tras haberlo golpeado y robado, lo llevaron esposado a la Comisaria de la Policía Preventiva en donde tuvo que pagar 700 pesos para que lo dejaran salir, dinero que dijo sumado a los mil 300 peso que insistió en que se llevó el policía era lo único que tenía para sobrevivir en la semana.

“Nos cobran 700 pesos sin deber nada; está bien que ellos vengan a hacer sus recorridos a quien al Mineral de Santa Ana pero que hagan bien su trabajo ya que; que en verdad agarren a los que hacen el mal ya que uno es trabajador humildemente, vive al día (…) no se vale; uno vive al día y era para la semana eso, ya se queda uno sin dinero”.

El quejoso mostró a Correo imagen de algunos golpes que aseguró fueron a causa de jaloneos y “toletazos” que le propinaron los policías en brazos y espalda; además aseguró que Samuel Ugalde Gracia, Secretario de Seguridad Ciudadana (SSC), ya está enterado del abuso pues señaló que él y otros familiares se lo informaron.

El afectado adelantó que denunciará el abuso en Asuntos Internos de la SSC y también recurrirá a la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato (PDHEG) a levantar una queja por abuso de autoridad para que se investigue y castigue a los responsables, pues señaló que, se supone que los policías están para cuidar a la sociedad no para agredirla.

Sobre esta queja, Correo buscó la postura de Samuel Ugalde García, de manera directa con el funcionario y también a través de su área de Comunicación Social, sin embargo al cierre de esta edición no se obtuvo respuesta.