Agencias

Saltillo.- El Vaticano aceptó la renuncia del obispo de la Diócesis de Saltillo, el acambarense fray José Raúl Vera López, que será relevado por monseñor Hilario González García, obispo de Linares, Nuevo León.

La decisión del Papa Francisco I fue anunciada por la Santa Sede y difundida por la Nunciatura Apostólica, por conducto de la Secretaría General de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

“Su Santidad Francisco ha aceptado la renuncia al Gobierno Pastoral de la Diócesis de Saltillo presentada por monseñor Raúl Vera López”, informó la Jerarquía Católica Local.

Dimite por edad
El 1 de junio pasado, 20 días antes de cumplir 75 años de edad, el religioso dio a conocer, en conferencia de prensa virtual, que envió una carta con su dimisión a la Santa Sede.

“Cumplo con el Mandato del Derecho Canónico, establecido en el Canon 491 párrafo 1, en donde nos pide que al cumplir los 75 años le digamos al Santo Padre que debemos renunciar”, explicó en ese entonces.

Don Raúl nació en Acámbaro, Guanajuato, es ingeniero químico, egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Es un fraile dominico y reconocido luchador social. La Diócesis anticipó que, hoy en la misa del mediodía, hablará sobre su salida.
Mientras se lleva a cabo la sucesión en la Sede Episcopal, será nombrado un nuevo administrador que estará en funciones dos meses, aproximadamente.

A partir de este sábado, don Raúl, de 75 años de edad, será Obispo Emérito de Saltillo junto con su antecesor, Francisco Raúl Villalobos Padilla, de 99 años.

Su sucesor
González García, originario de Monterrey y de 65 años de edad, es maestro de Matemáticas, analista en sistemas y graduado de Ingeniería en Computación Administrativa en la Universidad de Monterrey.

Fue ordenado sacerdote el 15 de agosto de 1995 en Monterrey, Nuevo León. Tiene 25 años de ministerio, durante los que ha ocupado varios cargos en la capital regiomontana y además fue rector del Seminario.

AC