Manuel Arriaga

Pénjamo.- La administración municipal que encabezó Juan José García López, heredó además de una deuda millonaria por el Derecho de Alumbrado Público, (DAP), un adeudo de casi 40 millones de pesos al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), por la falta de pago oportuno en las cuotas obrero patronales, una situación con la que tendría que lidiar la presente administración que apenas comienza.

Fue apenas el pasado 14 de octubre de 2021 cuando el alcalde Omar Gregorio Mendoza Flores, el Secretario del Ayuntamiento Manuel Alejandro Contreras y los integrantes del Ayuntamiento, recibieron el oficio número 110505679200/EPO/209/2021, firmado por Juan Francisco vela Trejo, del departamento de cobranza del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Lee también: Defiende Gustavo Adolfo Alfaro su administración en Manuel Doblado

El oficio fechado en la ciudad de Irapuato, demuestra el adeudo de 39 millones 789 mil 526.07 pesos que el Municipio de Pénjamo tiene con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). “Cabe mencionar que se observa en nuestro sistema de cobranza que cuenta con un adeudo entre multas, cuotas obrero patronales IMSS y cuotas de retiro cesantía y vejez”, agrega el documento.

En el mismo oficio, se señalaba a las autoridades municipales de Pénjamo que tenían fecha límite el pasado 18 de octubre de 2021, para realizar el pago de 2 millones 189 mil 637.73 pesos, que corresponden al importe del periodo 09/2021 de dichas aportaciones y prestaciones con el Instituto Mexicano del Seguro Social.

También puedes ver: Mantienen al 90% de los directores en la nueva administración de Uriangato

Está deuda se suma a los 26 millones de pesos que heredó la presente administración, por Derecho de Alumbrado Público (DAP) y que ocasionó, hace algunos meses, el corte de servicio eléctrico en varios edificios públicos, incluyendo la presidencia municipal y el jardín Ana María Gallaga.

Asegura Omar Gregorio que dará resultados

El alcalde de Pénjamo, Omar Gregorio Mendoza Flores, reconoció que recibió una administración municipal complicada y con muchos problemas, incluyendo deudas. Sin embargo, destacó que eso no será excusa para no dar los resultados que la sociedad espera.

“Deficiencias y detalles si existen y bastantes, pero estamos obligados a darles respuestas a la ciudadanía y no podemos nosotros, escudarnos en eso para poder decir no voy a trabajar, hasta el mes de marzo que comience a llegarme el presupuesto, tenemos que empezar a actuar porque si no, entonces, para que estamos ahí”, afirmó el entrevistado.

El primer edil dijo que, desde hace aproximadamente 18 años, el municipio ha traído una dinámica muy compleja donde señaló, que no existe una disciplina en muchos sentidos “no hablamos de partidos sino de la estructura organizacional de la administración”, refirió.

“A veces, no existe una disciplina para la conducción del poder público, nos encontramos con muchos problemas financieros, estructurales, que de alguna u otra manera, los tenemos que resolver”, aseguró.

Dijo que el gobierno en funciones desde el 10 de octubre no es auditor “pero si tenemos una obligación, de que dentro del proceso de entrega-recepción que termina 45 días posteriores al 10 de octubre, el Ayuntamiento tiene que emitir un dictamen y todas las observaciones, habidas y por haber, se tienen que externar ahí, ese dictamen se va a mandar a la Auditoría Superior del Estado de Guanajuato”, advirtió.

Agregó además que, si la auditoría deriva en cualquier auditoría o inicio de revisión o “su consecuente responsabilidad o no, ese es ya un tema de la auditoría”, explicó.

Indicó que, pese a los problemas, tienen la obligación de ponerse a trabajar “independientemente de los problemas que tengamos, para darle respuesta a la ciudadanía”, concluyó.