Nayeli García

Irapuato.- Hace más de un año Don Martín tuvo que dejar su negocio de jugos debido a las restricciones sanitarias derivadas de la pandemia. Aunque llegó lleno de ilusión por volver trabajar y tener dinero para sobrevivir, encontró que su negocio fue saqueado.

Sentado en su silla de ruedas, Don Martín abrió el cajón en donde guardaba sus herramientas de trabajo y descubrió que se habían llevado todo: sus dos extractores, las jarras e incluso las copas donde servía el jugo.

Fue el 17 de abril del año pasado que la Dirección de Mercados retiró a más de 30 comerciantes ubicados a un costado del Seguro Social. En todo este tiempo, Don Martín pidió apoyos sociales para sobrevivir.

“No he trabajado desde hace un año. A veces salen (trabajos) y ahí no la llevamos con tiros y jalones, fue difícil. Y ahora conseguir dinero para volver a empezar. Me robaron”, compartió Don Martín, quien hace una semana, cuando le avisaron que la zona comercial sería reactivada se alegró por volver a trabajar. Ahora sólo piensa en cómo empezar de nuevo.

Comerciantes de la zona comentaron que, aunque la zona iba a ser cuidada por la Guardia Nacional, los elementos se concentraron en la Estancia del DIF y las casetas comerciales se convirtieron en ‘mingitorios’ y refugio de vagos, pues Don Martín no fue el único que sufrió de robos y vandalismo, ya que los comerciantes empezaron a revisar sus negocios y a descubrir las pérdidas y los daños.

Por su parte, Miguel García, comerciante de repostería, compartió que hace 15 días les avisaron que la zona sería reactivada y muchos compañeros acudieron a limpiar sus espacios y prepararse, pues era una petición que hicieron desde hace varios meses, debido a que la situación económica cada vez era más difícil.

La zona fue reactivada con la condición de seguir con las medidas sanitarias establecidas como la sanitización permanente del espacio, así como el uso de cubrebocas obligatorio y el uso de gel antibacterial. Además, la Dirección de Mercados realizó un reacomodo de espacios para evitar la aglomeración.

En esta zona comercial se concentran al menos 14 establecimientos con más de 30 comerciantes, la cual está ubicada junto al Seguro Social, lo que representa un riesgo alto de contagio.

Cabe recordar que desde la administración de Sixto Zetina Soto, cuando un grupo de comerciantes perdieron sus locales comerciales del Parque Irekua y que hoy son utilizados como bodegas, les prometieron dignificar este ‘pasillo comercial’. Casi seis años después, sólo fueron introducidas tomas de agua potable, pero los pisos siguen llenos de polvos a desnivel y el proyecto nunca fue retomado.

EZM