Óscar Jiménez

León.- De inicio, el ciclo académico ofrecía un nuevo panorama para las maestras guanajuatenses: volver a la presencialidad. Y ha sido así, pero a cuestas, pues cientos de las docentes se han quedado sin poder cobrar por su trabajo.

Tal como ocurrió el año pasado, a unas 200 maestras de sostenimiento federal de los niveles de preescolar, primaria y secundaria, no se les han pagado sus primeras quincenas trabajadas del curso. Y es que, el mecanismo de contratación lleva a que reciban su pago inicial al final de las tres primeras quincenas del ciclo, pero esta ocasión, como ha sido anteriormente, simplemente la retribución no ha existido.

A decir por María ‘N’, maestra que debe trasladarse a otra localidad para ejercer su labor, se ha repetido lo que ocurrió en 2020, cuando el primer pago del ciclo (que debería ser a más tardar en octubre) terminó cayéndoles a mediados del mes de diciembre. “Fuimos un grupo de maestras a quienes nos atrasaron nuestro pago; después de nuestro contrato se supone que corren tres quincenas y nos pagan, y ahora a la mayoría de este grupo que estamos se nos contrató a partir del 1 de septiembre, pero ahora el 15 de octubre se cumplen las tres quincenas”.

“El ciclo pasado el trabajo era en línea y muchas de nosotros estábamos en nuestras casas trabajando, entonces no era tan alto el gasto, no era igual, pero ahora la mayoría de nosotras salimos fuera a trabajar y tenemos que cubrir los gastos de pasaje, gasolina o ‘raite’, y es difícil solventar todo eso”, dijo la maestra.

La necesidad del salario no es por solamente cumplir las necesidades básicas de comida, vivienda, entre otros aspectos, sino incluso, ‘necesidades escolares’. Y es que según relata una de las maestras afectadas por la falta de pago, el recurso también sirve para la manutención del transporte para llegar a los planteles educativos, así como para la reparación de instalaciones y otros gastos.

De acuerdo al nombramiento con el que son contratadas, se estipula que el primer pago puede demorar hasta la quincena 19, es decir, la correspondiente al 15 de octubre, pero luego de esto, ya significa un atraso considerable para quienes comenzaron a trabajar desde el 1 de septiembre.

Compete a la federación

Tal como ha ocurrido en ciclos escolares anteriores, la falta de pago depende únicamente del gobierno federal. A través del área de comunicación de la Secretaría de Educación del Estado de Guanajuato se informó a Correo que el atraso en las nóminas de los docentes ha dependido únicamente de las facultades del gobierno federal, que incluso mantiene habilitado el sitio de la Unidad del Sistema para la Carrera de las Maestras y Maestros (USICAMM) para atender el área docente, pero desde donde tampoco han existido respuestas para los profesionales de la educación.

De acuerdo a la última publicación de las Principales Cifras del Sistema Educativo Nacional, en el curso de 2019-2020 se registraron 94 mil 786 docentes en el estado de Guanajuato, siendo 68 mil 589 del sector público y 26 mil 197 de lo privado, y que se encargaron, al menos hasta el último periodo registrado en la estadística por la Secretaría de Educación Pública, de ‘acompañar’ de manera académica a 1 millón 847 mil 123 alumnos en la totalidad del sistema educativo.

Los despidos

Foto: Archivo

A finales de septiembre, la SEG señaló que tendría una reducción del 10% del presupuesto destinado al pago de nóminas de alrededor de 45 millones de pesos para el próximo año, lo que significaría el despido de personal.

Jorge Hernández, titular de la SEG, destacó que todas las dependencias tendrían una reducción en el personal a fin de generar ahorros. No obstante, señaló que en el caso de la SEG no se afectará a maestros o personal de la vida académica, sino que esta reestructura se dará en las áreas administrativas.

Dijo que los detalles de dicha reestructuran se dará a conocer en próximos días: “pero sí decir que va a ser el 10% del presupuesto del capítulo mil que es dirigido al personal”. En el área administrativa de la Secretaría de Educación de Guanajuato laboran alrededor de mil 400 trabajadores.

Restructuran delegaciones

Foto: Eduardo Ortega

El recorte presupuestal alcanzará a la delegación Centro Sur, la cual podría fusionarse con la sede de delegación Irapuato. El delegado Leonardo Flores Miranda señaló que se realizará una reestructuración tratando de afectar lo menos posible a los trabajadores.

Tras darse a conocer que la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG) podría reducir su plantilla laboral debido al recorte presupuestal, surgió la inquietud entre los trabajadores de la delegación Centro Sur al señalar que se hablaba de una fusión con la delegación VI con sede en Irapuato.

Señaló han estado en pláticas con las oficinas centrales de la SEG para tratar este tema, por lo que aún se desconoce cómo estaría afectado: “se han presentado algunos proyectos, estamos haciendo una revisión, un análisis muy exhaustivo para que se afecte lo menos posible a los trabajadores, no tenemos nada concreto en este momento todo se está trabajando y esperamos pronto tener una definición”.

Por su parte, Vicente Díaz Quiñones, dirigente del Movimiento de Bases Magisteriales, dijo que la desaparición de la delegación de educación centro sur, así como los despidos de personal, obedecen al ajuste anunciado por cuestión económica del estado, pero también por cuestión política, “pues no son gente del gobernador del Estado o del Secretario de Educación”.