Guanajuato

Deciden no hacer caso y realizan fiesta patronal afuera de una iglesia cerrada

María Espino

Guanajuato.- A pesar de estar en semáforo rojo y de que se prohibió realizar todo tipo de fiestas con el objetivo de evitar aglomeraciones de personas y minimizar los contagios de Covid-19, en la comunidad de Calderones decidieron no hacer caso a las recomendaciones y efectuaron la celebración en honor a la Inmaculada Concepción de la Virgen María, patrona de este poblado.

De acuerdo a habitantes de este lugar la fiesta comenzó desde el viernes con la llegada e instalación de varios puestos y siguió el sábado durante todo el día y hasta entrada la madrugada, ya el domingo se retiraron del lugar.

Personas que viven en dicha comunidad se inconformaron de que se haya desarrollado la celebración estando en plena pandemia pues señalaron temer que haya brote de contagios de coronavirus en este poblado ya que acudió mucha gente.

Además aseveraron que el templo en donde se venera a la Inmaculada Concepción de María ha estado cerrado, por lo que la fiesta se desarrolló a las afueras del recinto religioso, incluso mostraron fotografías de que la puerta de entrada al templo estuvo cerrado con candado.

De acuerdo a la Secretaria de Seguridad Ciudadana informó, a través de su área de Comunicación Social, que el viernes anterior policías preventivos acompañados de inspectores de Fiscalización acudieron a Calderones y dialogaron con la delegada a quien le recordaron que las fiestas están prohibidas y no hay permiso para ello, sin embargo la celebración sí ocurrió y permaneció hasta el domingo.

Difícil evitar fiestas en comunidades rurales

Rubén de la Cruz, Rector de la Basílica Colegiata de Nuestra Señora de Guanajuato, aseguró que los sacerdotes asignados a comunidades rurales saben que las fiestas están prohibidas y de momento los templos permanecen cerrados, incluso señaló que los religiosos han informado a los feligreses la manera en como estarán funcionando las iglesias durante este tiempo de pandemia.

También reconoció que ha sido muy difícil tratar de evitar que se hagan fiestas patronales en los poblados rurales pues comentó que la gente en comunidades no entiende y “se aferra” a hacer el gasto y el festejo sin que nada puedan hacer.

De la Cruz dijo saber que hay varias comunidades en donde la gente se empeñan en hacer fiestas patronales a pesar de que sacerdotes les piden evitar estas reuniones y les explican la situación grave de salud que se vive, pero ni eso los detiene y es que comentó que en estas fechas llegaron varias personas de Estados Unidos y ellos se empeñaron en no cancelar pues gastan mucho dinero en los festejos.

“Donde le puedo confirmar es en San José de Llanos, que pertenece Arperos, el padre me dice hay o no hay permiso y le digo que no hay, ya si ellos vienen y se los dan pues ya, pero sabemos que de parte de la autoridad no lo van a permitir (…) es inconsciencia, no mirar que trae consecuencias graves, graves; en una comunidad me invitaban a la bendición de una restauración que hicieron, se llama La Cuestecita, pero hubo dos personas con contagio y las mismas personas decidieron que no se hiciera la bendición y se ha pospuesto indeterminadamente”.

Se buscó al titular de Fiscalización municipal, Gustavo Buck, para conocer si se autorizó este evento o si hubo algún llamado de atención por haberlo realizado cuando se supone está prohibido hacer fiestas, pero no se logró contactarle.

También lee:

LC

Related posts