Cuca Domínguez

Salamanca.- René Delgado es quiropráctico ambulante desde hace 30 años cuando lo aprendió cuando vivió en Mazatlán y ofrece este servicio a domicilio, en una banqueta, en un camellón donde lo encuentren quienes requieran de sus servicios.

A bordo de su bicicleta y, apoyado con dos lonas donde oferta sus servicios, sus conocidos y clientes, se acercan para que les componga algún problema que traigan.

“A domicilio o como guste la gente, yo les brindo el servicio, ya me conocen y se sienten bien. La pandemia no me ha afectado porque la gente está estresada y de alguna manera o de otra ocupan un quiropráctico, por eso es que mi trabajo ha seguido y mientras la gente lo demande aquí andaremos”, dijo. 

René explica que un quiropráctico de consultorio ofrecer sus servicios por mil 500 a 2 mil pesos, pero él ofrecer la misma atención por 100, 200 o 300 pesos, según el bolsillo de la persona; pero es para lo que alcanza porque la situación está difícil y les ofrece una alternativa.

El quiropráctico ambulante asegura que, si no se arregla desde lo más profundo, el cuerpo se descuadra, una pierna se acorta y toda la carga se va a un glúteo, cadera o rodilla y por ello surgen infinidad de problemas como desalineación de rodillas, mala pisada, dolores y desgastes de cadera, entre otros.

Aquellos interesados en sus servicios lo pueden contactarlo al teléfono 412 105 34 41 para ponerse de acuerdo en algún punto intermedio o que pueda acudir a su casa.