Conecta con nosotros

José Argueta

De Paso

Del gozo democrático al pozo autoritario

Periodico Correo

Publicado

En

Del gozo democrático al pozo autoritario

“Existen democracias más sólidas o menos sólidas,

más vulnerables o menos vulnerables;

hay diversos grados de aproximación al modelo ideal,

pero aún la más alejada del modelo no puede ser

de ninguna manera confundida con un Estado autocrático

 y mucho menos con uno totalitario”.

“El futuro de la democracia. Norberto Bobbio.

Aunque a muchos les resulte difícil reconocerlo, el triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador de hace un año vino a ser la culminación de un largo proceso de democratización que había quedado trunco.

Andrés llegó a la Presidencia de la República en nombre de la izquierda, y si él es izquierdista o no eso es algo secundario.

Era el capítulo que faltaba en la alternancia para completar la ronda en nuestro sistema tripartidista, pues el centro había gobernado largamente y la derecha había tenido dos turnos presidenciales.

A la izquierda, según la idea común mexicana, la que promueve la “justicia social”, y no la “comunista”, según la quiere ver la melindrosa derecha, se le había impedido concretar dos triunfos electorales, en 1988 y en 2006. El primero con Cuauhtémoc Cárdenas y el segundo con López Obrador.

Pero la tercera fue la vencida, y era también el tercer intento de Andrés. En el segundo, naufragaba por su cuenta frente a Enrique Peña Nieto y sólo circunstanciales apoyos de sectores progresistas, no “obradoristas”, impidieron el que hubiera sido un espectacular hundimiento en 2012.

Ello lo empujó fuera del PRD y lo llevó a inventar a Morena como partido en 2014, pues ya lo traía como Asociación Civil desde dos años antes.

El fin del ciclo de vida útil del partido de la Revolución Mexicana, el PRI, y el atolondramiento del partido bandera de la derecha mexicana, el PAN, con un nuevo ciclo favorable a “El Peje”, propiciaron en 2018 el triunfo de éste.

Un triunfo aparatoso, que lo fue sin exageración, pues logró 53% de los votos, más de 30 millones de ellos.

En la presidencial anterior, el priista Enrique Peña Nieto le ganó a López Obrador 38% (19 millones de votos) a 32% (15.8 millones de votos). Y en la de 2006, el panista Felipe Calderón lo superó con 35.9% (15 millones de votos) a 35.3% (14.7 millones de votos).

En los tiempos de “normalidad democrática”, a partir de que empezó a perder el PRI, Andrés consiguió la votación más copiosa. Fox había logrado 42% en dos mil, 15.9 millones de votos. Ni siquiera el último priista antes de la competencia democrática, Ernesto Zedillo, alcanzó, en 1994, lo que “El Peje”: 48.%, 17 millones de votos.

Esa cima electoral le daba a Andrés la fuerza y el consenso para emprender grandes acciones dentro del sistema democrático, pero él nunca se lo planteó así. Vio su llegada al poder como el fin de su “gran marcha” personal para emprender el “gran cambio” no como obra social sino como epopeya personal.

Por eso actúa como predestinado y se permite decir disparates como: “No crean que tiene mucha ciencia el gobernar. Eso de que la política es el arte y la ciencia de gobernar no es tan apegado a la realidad”.

Andrés siempre se ha visto como redentor de la patria. No es un demócrata convicto sino un autoritario confeso.

Su resonancia absolutista mayor es que no cree en la democracia como medio para recabar consensos, por eso impone lo que quiere con recursos del demagogo: decisiones a mano alzada entre un puñado a los que confiere la representación de “El Pueblo”.

Su talante antidemocrático es prístino en su clara inclinación por la ilegalidad. De acuerdo con un estudio de María Amparo Casar y José Antonio Polo para la revista “Nexos”, López Obrador ha cometido 20 acciones ilegales entre el 1° de diciembre de 2018 y el 31 de mayo de 2019.

En el uso de la democracia para asaltar al poder y luego ejercer éste despóticamente está la gran deslealtad de Andrés.

“De hecho, se ha dicho que la democracia es la peor forma de gobierno,  excepto por todas las otras formas que han sido probadas de vez en cuando”, dijo Winston Churchill…porque le faltó conocer la “democracia” estilo López Obrador, la cual, por eso, podría estar en vías de dejar de serlo.

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

José Argueta

Morena, puñal en mano

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Morena, puñal en mano

“El que no quiera ver fantasmas que no salga de noche”

Dicho popular.

Con los más clásicos recursos de la picardía política, Ricardo Monreal, líder senatorial de Morena, tumbó a su correligionario Martí Batres en su pretensión de reelegirse como presidente del Senado, y lo que sorprende es que éste salga a quejarse de ello.

Es de sobra conocido que en política no hay santos, y quien crea lo contrario debería cambiar de profesión. Tampoco es cierto que un movimiento, con un líder que hasta levita, como Morena, puede ser moralmente tan fuerte que incluso podría purificar a la política, sucia por definición.

Batres ha querido hacer valer el argumento moral contra Monreal maniqueamente, “así no hacemos las cosas en Morena”, bajo un supuesto a todas luces falso: que en Morena hacen política “buena”, nueva, en contraste a la “mala”, vieja.

Hay episodios morenistas de política tramposa y cínica que podrían hacer sonrojar a muchos de los peores políticos mexicanos, como Carlos Romero Deschamps, por mencionar uno.

Mientras Batres ha andado en esa cruzada de un morenismo romántico, estérilmente, Monreal hizo lo que tenía que hacer para dejarlo fuera de la Mesa Directiva del Senado. Así es la política, a secas.

La diferencia, ahora que Morena tiene el gobierno, mucho por repartir y perspectivas de un predominio político de largo plazo es que llegó la hora de la política. Antes de su triunfo electoral, los morenistas jugaban a hacer política, mientras Andrés Manuel López Obrador se hacía cargo de todas las decisiones importantes.

Entre Batres y Monreal hay diferencias abismales, las que marcan el contraste entre una política eficaz y una que no lo es, que es lo que al final importa.

Sus currículos lo ilustran: Monreal se hizo gobernador de Zacatecas por el PRD contra su antiguo partido, el PRI, ya ha sido senador, diputado federal, delegado en la CDMX…Martí, en cambio, apenas ha sido diputado federal, secretario de Gobierno en la CDMX y presidente de Morena.

Así, el choque entre ellos es representativo de dos modos de ver y hacer política, pero también es simbólico: Monreal asumió que al morenismo le llegó la hora de la verdad. Ya instalado en el gobierno debe plantearse con crudeza qué hacer con el poder que ya tiene y cómo administrarlo para conservarlo, con perspectiva de largo plazo.

En este affaire a Martí se le escapó que en el fondo lo que ha estado en juego no era la presidencia del Senado, sino, nada menos, la sucesión presidencial de 2024.

De ahí que carezca de sentido la especulación sobre si Andrés Manuel López Obrador sabía o no de su remoción, pues él y Monreal, políticos pragmáticos ambos, tienen un entendimiento que incluye un absoluto respeto a las competencias y ambiciones de ambos.

Monreal forma parte de un entramado de personajes que incluye al canciller Marcelo Ebrard, con quien eventualmente competiría por la candidatura presidencial de 2024, y a Mario Delgado, el líder de los diputados federales de Morena. Es decir, son los políticos con mayor poder en la 4T.

Por eso, el siguiente capítulo en el que se van a confrontar con los morenistas románticos, como Martí, va a ser el de la disputa por la presidencia nacional de Morena.

Ahí también, y de manera patética, Martí lleva de aliada a Yeidckol Polevnsky, quien pretende una suerte de reelección luego de haber estado de encargada del puesto y adjudicarse el triunfo electoral. Su fuerza, luego de infinidad de tropezones, no parece le vaya alcanzar para mucho.

La otra candidata es Bertha Luján Uranga, la mamá de la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, quien representa a lo más romántico del morenismo, y ahí hace residir su potencial.

Con ese panorama, la mesa parece estar puesta para que Mario Delgado se convierta en el próximo presidente nacional de Morena, que sería en realidad el primero, pues antes ejerció ese puesto el fundador, Andrés.

El grupo que ve con perspectiva el paso de Morena por el poder sabe que necesita de un partido organizado, pues el grupo tumultuario que es hoy puede poner en riesgo lo conseguido.

Apenas hay tiempo, y no es momento para otras consideraciones: como sea, hay que quitar el partido a los ingenuos, a los que creen en la fuerza moral de la 4T.

Continuar Leyendo

José Argueta

Lo que queda del PRI, un partido para el autoconsumo

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Lo que queda del PRI, un partido para el autoconsumo

“A nadie le es dado escoger su momento.

Pocos de los que han iniciado conspiraciones

han disfrutado del provecho de estas.

Por supuesto es preferible ser el último rebelde que el primero.

Pero a nosotros no nos queda más que ser los iniciadores”.

“Sálvese quien pueda”. Jorge Ibargüengoitia.

El síntoma definitivo del fin del PRI  que conocimos, el partido que dominó la vida pública de México por ocho décadas, no fue su baja votación presidencial del año pasado sino la escasa participación de su militancia para elegir dirigentes nacionales.

De 6.7 millones de afiliados, solo fueron a votar 1.8 millones, y de estos una gran cantidad fueron “acarreados”. En Guanajuato la tragedia fue mayor, pues de los 150 mil priistas afiliados solo votaron 22 mil, incluyendo también un alto porcentaje de acarreados.

Esto significa que los priistas realmente existentes son muy pocos (muchos, mercenarios), aunque en proporción a la identificación partidaria, respecto a los demás partidos, el PRI es el partido que más fieles tiene.

Esto se pudo corroborar el domingo pasado en la elección interna del PAN, en donde hubo una buena participación, pero no por fidelidad partidaria sino por lealtad a la nómina. Su padrón lo domina una clara mayoría de empleados del gobierno estatal, de los gobiernos municipales y de legisladores.

Si en un momento dado el PAN tuviera que dar batallas desinteresadas con su militancia no podría. Y si se altera la correlación de fuerzas que ponga en riesgo “chambas” muchos de los hoy “panistas” dejarían de serlo.

Ese fenómeno, que comparten todos los partidos, ha venido vaciando al PRI de manera consistente, al menos desde 1988, cuando la Corriente Democrática de Cuauhtémoc Cárdenas se desprendió, jugó contra él y acabó dando origen al PRD.

En su época dorada, el PRI tenía en su padrón a todos los mexicanos, lo supieran o no. Y también los hacía votar a su favor a todos, estuvieran vivos o muertos. Su identidad con el país le daba esa patente de corso.

Irónicamente, ahí fraguó su desgracia. Protegido por el presidente de la República, toda su vida partidaria fue una simulación. Eso le impidió cultivar una militancia y tener una organización y una estructura funcional.

Su verticalismo, el tráfico de posiciones y su sistema de premios y castigos impidieron la vida partidaria, pues bastaba tener las relaciones adecuadas o ser parte de las organizaciones corporativas para avanzar.

Lo que hoy le ha quedado, exiliado del poder, no es vida partidaria sino reuniones de la nostalgia, pláticas motivacionales, apuestas por la esperanza…

La fama de corruptos y tramposos de los priistas en el ejercicio del poder se convalida ampliamente en la lucha política. Contra otras fuerzas han sido implacables, baste recordar las famosas “casillas zapato”, en donde el PRI se llevaba todos los votos y los demás nada. Pero también contra sí mismos.

Por eso sorprende que Ivonne Ortega, quien perdió con Alejando Moreno, renuncie al PRI porque: “El pasado domingo, durante la jornada electiva vivimos uno de los episodios más vergonzosos del PRI y de los que se puedan recordar en el país”. Ella habrá visto cosas peores, y hasta se habrá beneficiado de alguna de ellas.

Lo que revela es que la lucha está en otra parte, porque con Moreno ha regresado la exclusión de los que no son de su grupo. Un grupo variopinto, de fuerzas caciquiles reales, que comparte el interés de usar la franquicia priista para mantener su dominio a cambio de la lealtad a Moreno.

Es una regresión irónica, aunque así la querrían algunos priistas románticos. El PRI vuelve a sus orígenes. Esto es, a ser un conjunto de partidos regionales y grupos de poder antes que un partido nacional.

Es una federación de caciques, la “cúpula” a la que se refiere Ivonne, manejada por los once gobernadores priistas y otros personajes detrás.

Lo que queda del PRI les servirá para refrendar presencias regionales y sectoriales y negociar lo que se ofrezca con Andrés Manuel López Obrador.

Pragmatismo puro. No hay visos de refundación partidaria porque no le ven sentido.

No se puede imaginar a un Alejandro Moreno reivindicando un proyecto de nación ni iniciando un proceso del cual no le tocara recoger los beneficios. No tiene esa generosidad ni ese talento.

Continuar Leyendo

José Argueta

Guanajuato violento, la realidad y sus versiones

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Guanajuato violento, la realidad y sus versiones

“Pero la voz de Scotland Yard lo interrumpió.

-¡Oh, no! -decía- tenemos al asesino…

De eso no cabe duda ninguna.

Es el cadáver lo que ha desaparecido”.

“Una salita cerca de la calle Edgware”. Graham Greene.

Cuando los tortilleros de Celaya no lograron que las autoridades les creyeran que los extorsionadores les hacían imposible su comercio y su vida, decidieron emprender otras acciones.

Organizaron un paro laboral el fin de semana anterior, y luego una manifestación en la Presidencia celayense el lunes.

La reacción inmediata no fue de las autoridades sino de los extorsionadores. Esa tarde, mataron a tres mujeres en la tortillería “La Indita” y a un hombre en la cementera “La Fortaleza”.

Los delincuentes cerraban así su círculo de terror de la extorsión, frente a las propias autoridades, atemorizando aún más a los extorsionados y ahora también a los extorsionables.

Las autoridades, de la alcaldesa Elvira Paniagua al gobernador Diego Sinhué Rodríguez, pasando por su vocera de Seguridad, Sophia Huett, descreían de las denuncias informales de los tortilleros, por lo cual los conminaban a ir al MP. “Para así nosotros poder intervenir”, decía el gobernador.

Con algo de empatía y otro tanto de comprensión de la realidad que enfrentan los extorsionados, tenía que habérseles dado crédito, facilitarles la denuncia sin exponerlos más, darles vigilancia especial, rastrear números de celular de los extorsionadores y las cuentas en las que se deposita el dinero de la extorsión…

Pero no, era más conveniente mantener la noción oficialista de que el mayor porcentaje de la extorsión no se concreta, y como no se denuncia no existe. Se descuenta de la estadística oficial.

Los asesinatos del lunes provocaron, al menos, mover a los funcionarios de su cómoda posición burocrática. El fiscal general, Carlos Zamarripa, se apuró en informar que ya tenían identificado a uno de los asesinos del lunes.

También, y como parte del apoyo extra a la alcaldesa de Celaya, que puso a funcionar una Unidad Especializada para recabar denuncias de extorsiones y conseguir información de gente que está siendo extorsionada y no ha denunciado. La cuestión es por qué no lo había hecho.

Especialmente porque agregó la información de que las extorsiones a comerciantes y empresarios están creciendo grandemente, ahora también en Salamanca y Villagrán, además de Celaya.

El doloroso proceso de la extorsión que vivimos muestra cómo la versión oficial acaba siendo inútil y hasta riesgosa cuando se desentiende de la realidad. Y en este caso hasta de otra versión, la de los afectados.

La tragedia sobre cómo se percibe la realidad criminal se extiende. En el afán de demostrar que funciona el “Golpe de timón”, el gobernador hace publicar cada fin de mes una gráfica para mostrar el descenso en homicidios a partir de febrero, pero con cifras menores a las reportadas por los medios.

Luego de un fin de semana delirante, Huett declaró que, por los cuerpos colgados en puentes, Guanajuato no será escenario para los fines propagandísticos de grupos criminales…

También, que “no nos vamos a resignar a ser a ser escenario de confrontaciones de grupos delictivos…”, así en futuro, cuando estas confrontaciones desangran al estado desde hace mucho.

Hay un evidente extravío en el modo de apreciar el fenómeno criminal, cuyo crecimiento está provocando extrapolaciones riesgosas, tanto en las esferas oficiales como en las opositoras.

Mientras desde el gobierno se intenta demostrar eficacia en una estrategia que, por desgracia, derrota la realidad en varios frentes, desde la oposición se hace crecer la noción -política- de que todo está mal.

La versión opositora, dentro y fuera de los partidos, se resume en culpar de la crisis de inseguridad a los funcionarios responsables y en convocar a una suerte de linchamiento.

De ahí la demanda de destitución del secretario de Seguridad, Álvar Cabeza de Vaca, y de la alcaldesa de Celaya. Algo que, evidentemente, no resolvería los problemas.

Una mayor flexibilidad oficial, con una dosis de imaginación, tendría que llevarnos a compartir diagnósticos, crear instancias reales de intervención ciudadana, no solo empresarial…

También a asumir los hechos, por crudos que sean, y su publicación sin cargas morbosas ni intencionalidad política, evitando versiones con fines propagandísticos, de cualquier signo…

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario