Conecta con nosotros
Periodico Correo

Publicado

En

 

*Staff Correo

Estado.- Los dirigentes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de León, Celaya y Salamanca se dijeron decepcionados de que el presidente Andrés Manuel López Obrador no anunciara apoyos o estímulos fiscales para la iniciativa privada –como dijo que lo haría a lo largo de la semana—, para ayudarlos a enfrentar la crisis económica provocada por la emergencia sanitaria.

Así lo manifestaron luego que López Obrador ayer anunció nuevos recortes a la nómina y gasto gubernamental, pero nada dijo acerca de dar estímulos fiscales a empresarios.

José Arturo Sánchez Castellanos, líder del CEE de León, advirtió que se tendrá que formar una gran alianza entre trabajadores y empresarios para enfrentar la crisis que se avecina y luego resurgir con fuerza, por el gran sentido de responsabilidad que tienen los empresarios con el país, a diferencia del presidente.

“Es lamentablemente. Se perdió la oportunidad de ver a un gran estadista, con visión de futuro, de cómo saca adelante a su país. Nos queda claro que de aquí en adelante estamos solos y vamos a tener que sacar al país adelante, con los trabajadores y los empresarios solamente”, externó el líder empresarial.

Sánchez Castellanos advirtió que sin los estímulos económicos que esperaban de parte del gobierno federal, los empresarios tendrán que sacrificar todas sus ganancias, sus utilidades, recortar gastos, se cancelaran gastos de investigación, proyectos de desarrollo, y dejar como gasto prioritario el de la nómina, para después resurgir y tratar de que no se pierdan las empresas.

Pymes serán las más afectadas: Torres Ramos

La falta de incentivos y apoyos económicos al sector empresarial afectarán a las pequeñas y medianas empresas, que no podrán subsistir durante los meses que dure la contingencia, señaló el presidente del CCE de Celaya, Jesús Torres Ramos.

“Habló apoyo para las personas, y en eso yo creo que pudiera estar bien. Sin embargo, se le olvida al presidente que las empresas son las que generan el Producto Interno Bruto (PIB); las obras que pudieran salir de parte del gobierno, son más pequeñas que todo el movimiento económico de todo lo que generan todas las empresas”, explicó Torres Ramos.

Resaltó que el sector empresarial también recibir apoyo ante esta crisis para que continúe habiendo inversión, y se genere capital para las personas que mueven la economía local.

“Se le está olvidando que esas empresas tendrán que generar su propia riqueza y no están preparadas para estar dos o tres meses de tener el dinero guardado para seguir invirtiendo; parece que sigue teniendo un proyecto de nación de no beneficiar o no apoyar a las empresas que son las que generan la riqueza”, criticó.

Reconoció que el único beneficio para el sector empresarial es la devolución del IVA, por lo que dijo esperar que en el anuncio que se hará en dos semanas sí tenga una apertura grande en cuanto a créditos para que las empresas puedan hacer frente a esta situación. “Si la gente no tiene dinero para comprar vía un trabajo remunerado, si no hay demanda para los productos no hay producción, y si no hay producción, no hay inversión en las empresas, y si no hay empresas no hay empleo. Es un círculo virtuoso que se está rompiendo”.

‘Nos dejó con más incertidumbre’

El presidente de CCE de Salamanca, Cesar Raymundo Gómez, lamentó que el presidente López Obrador abandone al sector empresarial y comercial, al no incluir  apoyos para amortiguar las afectaciones económicas durante la contingencia por el Covid19.

El líder empresarial señaló que el mandatario nacional deja en total desamparo a las empresas en esta etapa tan crítica, sobre todo cuando cada uno está aportando lo que corresponde para evitar despidos y solventar salarios a pesar de haber cerrado negocios.

“Esta situación no se puede soportar por mucho tiempo, se tienen que pagar servicios, salarios, renta, nos deja en la misma incertidumbre. Esperábamos escuchar un plazo para el pago de impuestos, algo concreto, pero nos quedamos con más incertidumbre”, externó.

Mencionó que no está mal que informe de los apoyos a los más necesitados, sin embargo, ahorita es prioritaria la contingencia.

Raymundo Gómez, mencionó que se estará comunicando con los consejos coordinadores empresariales del estado, para determinar cuáles eran las acciones a realizar, y seguir insistiendo para obtener estos apoyos.

*Yadira Cárdenas /Alejandro Gibrán/ Roberto Lira

LC

Comentarios

Interacción humana en tiempos de COVID-19

Su vecina, la señora Ana María dice que lo urgente es que personal médico le haga una valoración pues está solo, casi no ve y le duelen mucho los pies

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Cuca Domínguez

Salamanca.- Don Pánfilo Amezquita, es uno de los miles de casos que hay en el país de abandono de adultos mayores. Cada uno con su historia, con su pasado, con su difícil presente y futuro que hoy la pandemia del COVID19 hace más evidentes. Este hombre de 82 años habita un viejo camper que se moja cuando llueve y donde carece de los más elementales servicios.

De acuerdo al INEGI, en el país hay poco más de 15.4 millones de personas de 60 años o más; de las cuales, 1.7 millones viven en solitario; de acuerdo al Consejo Nacional de Población, existen por lo menos 13 millones de personas de más de 60 años que sufren abandono.

Don Pánfilo es un hombre que trabajó en diferentes empresas, incluso cotizó para el IMSS, al que estuvo afiliado; pero hoy no se sabe si pudiera tener derecho a una pensión, porque “nunca puse atención; hoy no tengo ningún papel, antes incluso me cambie el nombre, me llamaba Rogelio y luego me puse Pánfilo”, narra el hombre sentado al borde del bordo del río Lerma.

Admite que tuvo varias mujeres, pero solo se casó una vez, allá en la unión americana, donde tuvo un hijo, una familia, de que ya no supo, luego de que la mujer se fue con otro.

La empresa para la que trabaja como velador desde hace 2 años le prestó un camper, que con el paso y las inclemencias del tiempo se ha deteriorado y ahora vive hacinado, apenas con el apoyo de familias vecinas que le llevan alimento y las visitas de los niños que recorren la zona en bicicletas y a lo lejos le saludan.

Hoy don Pánfilo recibió la visita de un grupo de jóvenes de la asociación civil ‘Juntos Más Fuertes’, de Celaya, Gto, entre ellos Jorge Enrique Velázquez, ingeniero civil de profesión y Alejandra Gutiérrez, originaria de Salamanca quien ubicó las malas condiciones en las que habita este señor y por ello iniciaron la limpieza de su camper del que sacaron cosas que no tenían uso y estaban generando problemas; ahora requiere de impermeabilizante, material para construcción y artículos personales como ropa pantalón talla 32, zapatos del número 27, entre otras cosas para mejorar su hábitat y su persona.

Por su parte la señora Ana María Muñoz, vecina del adulto mayor y quien hizo pública su situación, dice que lo urgente es que personal médico haga una valoración a don Pánfilo, porque aunque no es diabético, ni hipertenso, hoy le duelen mucho sus pies, al parecer está reteniendo líquidos, pero no ha ido al médico y no saben qué medicina tenga que tomar, por lo que espera que algún profesional de la medicina pueda atenderlo.

“Él casi no ve desde que dice que le picó una araña, tampoco se atendió y no quisiéramos que pase a mayores porque está solo la mayoría del tiempo, no tiene a nadie a quien acudir”, aseguró.

También lee:

Apoyan a tener una mejor vida a don José

LC

Continuar Leyendo

Interacción humana en tiempos de COVID-19

Lisandro y Cristela planeaban un viaje por Europa tras su matrimonio en Argentina, pero el virus les frenó todo. Ni siquiera su aniversario de boda pudieron celebrar juntos, quedaron varados en distintos lugares

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Óscar Jiménez

León.- Para este día, Lisandro Luque y Cristela Garnier estarían ya, ‘degustando’ de la nueva vida que tanto les había costado planificar. Quizá estuviesen frente a la Basílica de la Sagrada Familia o frente a alguna de las grandes obras de Gaudí de Barcelona. Pero no, se han tenido que quedar en casa… y separados.

Hace 5 años, Cristela y Lisandro se conocieron; hace justo 3, se casaron, y desde hace un tiempo, habían considerado un viaje sin retorno: dejaron todo en Argentina para cruzar el océano y llegar a asentarse a Barcelona. No había de por medio, tickets de regreso.

Pero cuando la cuenta regresiva ya taladraba las entrañas, se recibió la peor de las noticias: la pandemia por coronavirus había arreciado y se había extendido por el mundo de tal manera, que en las provincias argentinas ya estaba ocasionando cerrojazos. De los aeropuertos y sus conexiones internacionales, ni hablar.

“Ya veníamos proyectando un viaje sin retorno. Nos queríamos instalar en Europa, con fecha de salida el pasado 24 de marzo. Obviamente, nuestro vuelo se canceló y nos tuvimos que quedar en Argentina”, cuenta Lisandro tras conocer que la aerolínea había cancelado de momento, el vuelo con el que pensaban llegar a instalarse en el Viejo Continente.

Según las estimaciones, el viaje no podrá concertarse antes del mes de junio, cuando se podrían reabrir los vuelos intercontinentales. Eso también lo supieron Cristela y Lisandro de manera paralela al caer en cuenta de que, además, su aniversario de bodas (el pasado 01 de abril) no lo pasarían ni en España, ni tampoco juntos.

Y es que las restricciones del gobierno argentino se dirigieron al cierre de las fronteras también internas, y de la visita que Cristela había planeado con su familia a Entre Ríos y Lisandro con los suyos a Corrientes, ya no pudieron regresar. A cada uno le tocó el cierre del paso en sus pueblos de origen, por lo que no pudieron reencontrarse en Buenos Aires para volar, tal como lo habían planeado.

 “Con la particularidad de que días antes habíamos quedado de cada uno visitar a su familia. Pero el gobierno cierra las fronteras y no se puede cruzar de provincia a provincia o de estado a estado. Estoy aquí separado de mi esposa”.

“Mi mujer está en la casa de su madre, también sin poder salir, pero al menos hay tiempo para pasar con la familia”, narra de la manera más optimista, Lisandro.

A partir de entonces, ha surgido la comunicación mediante los medios digitales e incluso, con posteos que les recuerdan fechas especiales de pareja, como aquel del pasado 24 de marzo, donde Cristela Garnier contaba por Instagram lo que ha significado otra dura espera; “Hoy tenía un vuelo programado y era quizás el más especial de todos. Este pasaje sería lejos y sólo de ida, algo para lo que me estuve preparando por mucho tiempo”.

Al final, la espera podría valer la pena porque todo se resume al volar, según Cristela; “Descanso en mis raíces, tomo impulso porque quiero volar alto, muy alto”.

DM

Continuar Leyendo

Interacción humana en tiempos de COVID-19

Sofía es originaria de Guanajuato pero vive en Holanda; hace unos meses fue mamá y ya tenía planeado viajar de regreso con su familia para presentar a la nueva integrante, pero la pandemia no se los permitió

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Óscar Jiménez

León.- Cuando llegue el momento de poder ponerle fecha a los boletos rumbo a México, la hija de Sofía ya será mayor; no de edad, porque seguramente ni siquiera habrá cumplido el año de vida, pero sí dará ‘un estirón’. Lucirá más grande, y entonces, sus abuelos en Guanajuato, podrán conocerle. De paso, le regalarán a Sofía uno de los días más felices de su año.

Desde hace dos años y medio, Sofía se mudó con su novio a Holanda, dejando todo lo que pudiese dejar quien opta por no temerle a los desafíos de la vida. Hace casi cuatro meses fue mamá, y ahora, la pandemia de coronavirus que ha arrasado en el mundo, también le arruinó los planes.

Sofía y su pareja habían acordado viajar a México luego del nacimiento de su hija, con el único fin de que la otra parte de la familia pudiera ‘jalarle los cachetes’ o juguetear con las manos (o cualquiera de esas cosas que hacen las tías y abuelas) ante la emoción de conocer a un nuevo integrante del árbol genealógico. Sin embargo, a partir del 27 de febrero pasado, la oportunidad se desquebrajó… y tendrá que esperar con boletos abiertos de avión.

“Fue realmente triste. Me pesó mucho y ya lloré demasiado porque yo ya me hacía en México y me urgía que mi familia ya abrazara a mi bebé. Nos marcamos todos los días, y yo les marco cuando allá son las 7 de la mañana y mis papás despiertan con un video de la bebé y platican con ella”, cuenta Sofía sobre lo que ocurrió luego de aquel día en el que el gobierno holandés anunció medidas mayores para frenar la expansión del virus. En pocas palabras se cerraba todo: restaurantes, tiendas… y aeropuertos.

Luego vino la travesía de gestionar el cambio o bonificación por los boletos de avión; Sofía fue víctima de la saturación con la que ahora operan distintos servicios de atención a clientes por teléfono. En alguna ocasión tardó más de una hora y 20 minutos en la línea, y sería hasta después, tres días antes de la fecha acordada de vuelo en la que recibirían una respuesta ‘decente’: no habría vuelos pronto y la mejor opción era tener boletos abiertos. Así, tendría que esperar el añorado acogimiento de unos abuelos para con su nueva nietecilla.

“Ahora dejamos nuestros boletos abiertos, pero no sabemos para cuándo. Acá todo puede acabarse en dos meses, pero quizá en México la situación se alargará dos meses y medio más o tres”, señala Sofía, que vio a su madre por última vez durante cinco semanas que le apoyó en el proceso de dar a luz.

Ahora, sólo resta encarar con firmeza el paso del tiempo en medio del caos por el virus, intentando evitar toda posibilidad de contagio que pudiese afectar a su hija… y esperar, esperar y esperar, para cuando las conexiones aéreas vuelvan a la normalidad. Hasta entonces, no habrá pasado el mejor día del año para Sofía; “Ya llegará el momento que nos veamos… cuándo, no sé, pero cuando me confirmen el vuelo será uno de los días más felices de mi año”.

DM

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario