Culpa obispo a familias de los suicidas

Enrique Díaz
Obispo Foto: Nayeli García

Un niño de 11 años se quitó la vida en enero; destacó el entorno del hogar de temas como el abuso de menores y el tráfico de personas como factores importantes que terminan en un problema mayor

Nayeli García

Irapuato.- A inicios del año, la Policía Municipal acudió a la Colonia Lucio Cabañas tras el reporte de una persona sin vida en uno de los hogares, al llegar encontraron que un niño de apenas 11 años de edad se había quitado la vida.

Este es uno de al menos cinco casos de suicidio registrados en el municipio de Irapuato, en lo que va del año, tres de ellos sucedieron en lugares públicos y a la vista de todos: un hombre se arrojó a las vías del tren y otro más a las llantas de un tráiler, el tercero: un octagenario a las afueras de un hospital.

El obispo de Irapuato, Enrique Díaz, consideró que el origen de todo es una familia desarticulada, pues se vuelve difícil que una persona se sostenga por principios sólidos y se sienta amada, lo que conlleva a tomar este tipo de situaciones.

“La familia es ahorita lo más importante y lo único que puede salvar nuestra sociedad, si descuidamos la familia no podremos construir un mundo mejor”, comentó el obispo como parte de las reflexiones del ‘Encuentro Mundial de las Familias’ en Irlanda en donde se tocaron temas desde el abuso a menores, el tráfico de personas, la violencia y la indiferencia ante los problemas de las sociedades actuales.

Dijo que hoy en día la sociedad está sorda y no percibe la realidad de su entorno, de un ecosistema que se agota, del hambre y las necesidades de la humanidad, sobre todo el entorno familiar que ya no existe el diálogo y la comprensión.

*EZM