Cuidando AGUAnajuato

Agua para todo

¿Alguna vez te has preguntado cuántos litros de agua utilizas al día? Pareciera que podemos contabilizar los litros de agua al abrir la llave, en la regadera, sanitario y otros mecanismos de uso, pero en realidad es más agua de la que vemos.

La huella hídrica es la cantidad de agua que utilizamos durante los distintos procesos para crear un producto o servicio.

A diario no sólo utilizamos el agua que vemos, también existe agua que hemos utilizado para el desarrollo de productos o servicios. La huella hídrica es un término cada vez más común en el sector, que debemos tomar en cuenta para el desarrollo sostenible del recurso.

El agua que no vemos es aprovechada en la fabricación del transporte, para poder contar con ese servicio. La ropa que usamos día a día tuvo un proceso en el que se utiliza agua, para su elaboración y llegar a cada uno a través de la comercialización.

En la producción agroalimentaria la tierra requiere ser regada con agua hasta colocar los productos en mercados y tiendas; en el caso de la carne, hay que alimentar a los animales y darles agua para su crecimiento.

Ejemplificando de manera cuantitativa, les comento que en el desarrollo de algunos productos se utiliza un volumen de agua en cada uno de sus procesos:

 1 kg de azúcar: 1 500 litros

1 hamburguesa: 2 400 litros

100 gramos de chocolate: 2 400 litros

1 kg de carne de res: 15 mil 500 litros

1 playera de algodón: 2 700 litros

1 hoja de papel: 10 litros

Les comparto estos ejemplos que permiten darnos cuenta que el agua está presente prácticamente en todos los aspectos de nuestra vida diaria. Por ello, es importante conocer que no sólo el agua que utilizamos a diario es la que vemos, sentimos o ingerimos, también se encuentra intrínseco el recurso vital en casi todas las actividades, productos y servicios.

La globalización y el consumismo excesivo nos hace cada más generadores de desechos, por lo que la huella hídrica que dejamos y utilizamos cada uno de nosotros sube constantemente.

De acuerdo con el Instituto Mexicano de Tecnologías del Agua, la huella hídrica per cápita por habitante al año en México es de 1 millón 978 mil litros de agua en promedio, de los cuales 86% la utilizamos en productos alimentarios y bebidas, 6% en otros productos agropecuarios, 5% en consumo doméstico y 3% en productos industriales.

Por lo anterior, debemos considerar que para ahorrar agua también debemos de generar un consumo responsable, evitando el desperdicio sobre todo de productos alimentarios. De esta forma, estaremos contribuyendo a disminuir nuestra huella hídrica y con ello generar el ahorro y cuidado del vital líquido.

Porque el agua es indispensable para todo. Ante la falta de este vital líquido sería imposible que nuestros ecosistemas funcionen de manera óptima, la vida de la flora y fauna, el desarrollo social y humano de las generaciones venideras; así que por ellos y nosotros, hay que cuidar cada gota de agua, la que vemos y la que no, pero que está presente en nuestra vida.

Comentarios

Comentarios