Conecta con nosotros

Eliazar Velázquez

Crónica andante

Periodico Correo

Publicado

En

ELIAZAR VELAZQUEZ

Candidatos independientes ¿un espejismo?

En el país de los túneles que superan la imaginación de cualquiera de nuestros mejores guionistas cinematográficos –y no cabe duda que hay muy buenos-,  las elecciones que se han realizado este año pusieron en escena la figura de las candidaturas independientes, luego de  haber quedado ampliamente enmarcadas y reglamentadas en la nueva  Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LEGIPE).  Sin embargo, como en el caso de lo sucedido en la cárcel del Altiplano, ¿dónde termina la realidad y donde empieza la fantasía?

 El tema de los candidatos independientes, en alguna medida me remite a lo  acontecido el 6  de julio del 2000. Recuerdo cuando entrada la noche de ese domingo, en los medios de comunicación y en los propios Consejos Distritales, comenzaban a fluir cifras que por primera vez llevarían  a la presidencia de la República a un candidato de un partido distinto al PRI. Todas esas horas y al amanecer del siguiente día, había una sensación extraña, algo había hecho añicos la normalidad. No era cualquier cosa que las urnas desplazaran a un partido que de modo vertical y autoritario había controlado el poder  casi todo un siglo. ¿A qué amanecíamos? En algunos había esperanza de que algo distinto comenzara; en otros, el significado era más simbólico, algo así como la ilusión de que ese sólo hecho permitiera respirar algún aire fresco (El tiempo demostró que lo sucedido aquella elección del 2000, terminó siendo más un espejismo que un hecho relevante en cuanto a la transformación de nuestras realidades).

  Este año han causado revuelo algunas personas que consiguieron  puestos de elección popular acudiendo al formato de las candidaturas independientes. No es un hecho menor que los ciudadanos hayan vencido el corporativismo, el clientelismo, y el voto duro  de los partidos. Como igualmente, por ejemplo, fue inesperado y novedoso lo sucedido  en Guadalajara y en los municipios de toda esa zona metropolitana, donde   el sentido del voto fue  expresar el hartazgo hacia las ofertas de siempre, aun cuando ahí por razones circunstanciales esa decisión mayoritaria se tradujo en apoyar al Partido Movimiento Ciudadano.

 Hacia las elecciones del 2018, la  figura de las candidaturas independientes será un tema muy socorrido. Incluso, la disputa por la presidencia de la República  se verá asediada  por personajes que busquen esa posición dejando de lado los partidos tradicionales.  Sin embargo, para ahorrarnos más decepciones históricas, habrá que acotar muy bien el optimismo. Porque en términos estrictos ¿qué tan independientes pueden ser quienes alguna vez ya fueron  gobernantes o legisladores  y  ahora buscarán el mismo puesto u otro trepándose al oleaje del cansancio que mucha gente tiene hacia los partidos? Cómo igualmente, ¿qué tan independiente  puede ser una campaña que requiere de los recursos –y por lo tanto de los compromisos- con grupos de poder económico que no saben de ideologías sino de intereses?

 No demerito el respiro que en el futuro próximo  pueden significar las candidaturas independientes,   y el que  horadar el control monolítico de los partidos tiene un benéfico impacto en el imaginario social. Sólo habrá que cuidar el  no estar creándonos otro espejismo, como aquel del año 2000.

 [email protected]

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Eliazar Velázquez

Divisadero

Policías ¿dormidos o coludidos?
Caminos sin ley…
Tejemanejes (¿o el mundo al revés?)

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Policías ¿dormidos o coludidos?

Cerca de las 10:00 de la noche del pasado lunes, un funcionario federal, vía telefónica alertó al comandante de las Fuerzas de Seguridad del municipio de Xichú. Por reportes ciudadanos se tenían indicios de que probablemente en el trascurso de esas horas, saldría una góndola con mineral extraído ilegalmente en las inmediaciones de la comunidad Aurora.

El municipio cuenta con ocho elementos permanentes de las FSPE, y recientemente incorporaron dos mujeres y dos hombres originarios de comunidades, quienes andan uniformados, pero sin armas.

Luego de esa llamada, una patrulla se acercó al lugar que señalaba el reporte, localizado a diez minutos de la cabecera. Efectivamente, encontraron una máquina y personas  preparándose para realizar maniobras de carga al amparo de la oscuridad.

En el testimonio (recabado por esta columna) del minero que dirigía esa actividad, éste afirma, que al llegar le comentaron acerca del aviso de robo de material, a lo que obviamente contestó: “No, no estamos robando nada”. Pero tampoco mostró ninguna documentación que lo respaldara como propietario legal de lo que estaba a punto de transportar. Por el contrario, describe:

-Ora sí que ellos llegaron y nos dijeron: no, no pasa nada, hasta dijo (el policía): orita’ vemos al de la máquina que les cargue…

-¿Eso le dijo la policía?

-Sí, pues ahí estuvieron. Se llevaron mi licencia y ya cuando regrese no los encontré ahí…

(Ante la pregunta de si les ofreció dinero, esta persona, originaria de Zimapán, Hidalgo, naturalmente también lo negó).

Después de eso, los policías desaparecieron, y no hay evidencias de que posteriormente hayan hecho algún otro intento de verificar la legalidad de lo que estaba sucediendo, o de interceptar en algún otro punto la góndola cargada con 30 toneladas, que a la 1:20 de la madrugada del martes transitó por el poblado a paso lento, hasta tomar la carretera para salir de la sierra. A esa hora, la oscuridad amplificó entre los cerros el ruido de su poderoso motor; sin embargo, las calles estaban desiertas, y los policías, posiblemente, en el segundo sueño…

Caminos sin ley…

Sin mayor obstáculo, la góndola salió de los límites de ese municipio, atravesó parte del territorio de Victoria, y faltando pocos minutos para las 4:00 de la mañana entró a territorio ludovicense. En ese trayecto, que duró casi tres horas, a ningún cuerpo de seguridad, ni siquiera por rutina, se le vio recorrer esos caminos.

Pero igualmente, entre las 3:00 y 4:00 de esa madrugada, en el principal cinturón vial que rodea a San Luis de la Paz ni por equivocación había una sola patrulla municipal, o de la Guardia Nacional. Todo estaba tan desprovisto de seguridad, que era sobrecogedor el sentimiento de vulnerabilidad. El camión con las 30 toneladas, atravesó sin ningún contratiempo la ciudad, incluso, se dio el lujo de dejar la carretera y tomar por una avenida que no es para circulación de unidades pesadas.

Eso sí, al siguiente día, pero ya crecida la mañana, se pudo ver a elementos de seguridad federales, apostados en un filtro que suelen hacer donde comienza una vía secundaria a la carretera 57. Vistos ahí, con sus armas largas, en actitud alerta, pero confrontando esa imagen con las horas de la noche en las que es evidente su ausencia, no es sencillo distinguir los límites entre la teatralidad y la verdad de sus operativos.

Lo cierto es, que hasta la fecha, tanto la Guardia Nacional, como las FSPE y los municipales, siguen llegando a los puntos donde hay ilícitos, hasta que las desgracias ya han sucedido.

Para saber que algo no anda bien en el tema de la seguridad, no se necesita un montón de difuntos, ni son las estadísticas el único parámetro. Hay otros indicadores, y uno muy certero, es cuando se palpa en calles y caminos que la autoridad hace vacío, sea por miedo, negligencia, o colusión.

Tejemanejes (¿o el mundo al revés?)

El minero, originario de un municipio potosino, que en los últimos años con diversos empresarios ha extraído material de la Mina Aurora sin los permisos de las autoridades ambientales, abordado el pasado jueves por Divisadero, así justificó sus reiteradas prácticas al margen de la ley:

-¿Por qué una y otra vez, usted ha trabajado de forma ilegal esas minas?

-Siempre, vamos a decir, que termino en un engaño, porque el empresario dice vamos a sacar los permisos, vamos a cumplir con todo. Yo les he dicho que no sé nada de permisos, ni de dependencias, no sé ni dónde están, yo sé dónde están las vetas, es todo lo que sé, entonces si un empresario viene a querer trabajar, claro que le tengo que enseñar donde hay metal… El  grupo pasado (refiriéndose a quienes les clausuró Profepa), según conocían alguien de Semarnat. Tenemos muy buena amistad con él, nos va ayudar, -decían- y uno con el hambre de que esto funcione hay anda…

-Pero ¿por qué luego que le suspenden, sólo deja pasar un tiempo y  hace lo mismo? ¿O todos los empresarios lo han traicionado?

-Yo creo que si…> (Terminó contestando, con la habilidad de un encantador de serpientes, el hombre que sabe dónde están las ricas vetas y que, al amparo de la impunidad, junto con sus socios, las ha estado ofreciendo al mejor postor).

Continuar Leyendo

Eliazar Velázquez

Divisadero

El desprecio por la historia
Elección amañada
Cronista proselitista…

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

El desprecio por la historia

Gerardo Sánchez

La Ley Orgánica Municipal para el Estado de Guanajuato mandata la existencia de un Cronista en cada alcaldía (Artículo 140-2), el cual será encargado de “Investigar, rescatar, conservar, difundir y promover una cultura histórico-cultural entre la sociedad, dentro de su municipio y proyectarla en la Entidad y el país”.

El cabildo de San Luis de la Paz, a mediados del 2019, instrumentó el proceso para la elección de esa figura, sólo que al final del camino la decisión estuvo plagada de violaciones a lo estipulado en la convocatoria, a tal grado que uno de los postulantes ya interpuso una demanda ante el Tribunal de Justicia Administrativa.

El desaseo con el que actuó el Ayuntamiento, encabezado por Gerardo Sánchez, exhibió que sólo les preocupaba tener resuelta la formalidad del nombramiento y que este recayera en un incondicional del alcalde, al margen del perfil y aptitudes de los aspirantes.

Este episodio mostró, que el interés por la historia y la memoria de su tierra entre quienes encabezan el gobierno municipal, no pasa del plano más superficial y folclórico. Tal parece, que ni siquiera dimensionan que tanta muerte y violencia cotidiana en sus calles, entre otras cosas, es síntoma de una sociedad que está perdiendo el diálogo más hondo con sus raíces.

La convocatoria para ocupar ese cargo fue publicada el 3 de septiembre. Se inscribieron cuatro interesados: José Eduardo Muñoz Álvarez del Castillo, Roberto Padilla Calzada, Raúl Enríquez Garay, y José Francisco Arellano Hernández.

Elección amañada

Salvador Arévalo

Los regidores de la Comisión de Gobierno y Reglamentos, emitieron un primer dictamen el 30 de septiembre, y otro el 15 de octubre, en el que señalan que ninguno cumplía a cabalidad con los requerimientos. Respecto a Raúl Enríquez, el regidor del PRI Salvador Arévalo, señaló que no era elegible por ser hasta esa fecha empleado municipal, lo cual violentaba el numeral 8 de la convocatoria que obligaba, bajo protesta de decir verdad, a que mediante un escrito la persona manifestara no tener conflicto de interés con la administración. Respecto a otros dos contendientes se indicaba que no aportaron documentales completos; y en el caso de José Francisco Arellano, se argumentó que la constancia de residencia no especificaba los años, omisión más bien responsabilidad del funcionario que suscribió el documento.

La minuta de esa reunión señala que aunque se consideró declarar desierta la convocatoria, finalmente se decidió continuar el proceso, y dos semanas después, en sesión de Ayuntamiento realizada el 31 de octubre, sin mayor debate, fue elegido Raúl Enríquez Garay, cuya renuncia a su otro cargo en el Municipio tiene fecha y acuse de recibido apenas ese mismo día a las 9:57 de la mañana. Votaron a su favor el alcalde, las regidoras del PAN Mireya Olalde, Gabriela Terán, y tres regidores del PRI, incluido Salvador Arévalo quien en el pre dictamen expuso que esa persona no era elegible. Un dato sospechoso, fue la ausencia en esa trascendente decisión de los dos ediles de Morena: Javier Ramírez, presidente de la Comisión de Educación y Cultura se excusó por otro compromiso, y Aidaveth García, extrañamente se ausentó en el momento de la votación.

De ese modo se confirmaba que la convocatoria abierta, sólo se emitió para cumplir el requisito, pero en realidad el proceso de selección fue una simulación para legitimar al candidato del alcalde, quien horas antes de ser elegido todavía laboraba en la Dirección de Protección al Medio Ambiente, por lo que en su manifestación escrita, fechada el 21 de agosto, incurrió en falsedad al afirmar no tener conflicto de interés con la administración.

Cronista proselitista…

Raúl Enríquez Garay

El elegido, Raúl Enríquez, es un profesor jubilado que tiene más historial como funcionario y aspirante a cargos políticos, que como investigador de la memoria colectiva. Fue oficial mayor en una administración del PAN, quiso ser candidato a alcalde por ese partido, al no conseguirlo emigró al PRD, ahí tampoco logró su propósito, y termino en el círculo del exdiputado federal priista Timoteo Villa. Desde ese clan, antes que éste falleciera repentinamente en noviembre, fue que lo promovieron al nuevo puesto.

Entre la población no goza de reconocimiento como estudioso de los temas históricos, y su falta de perfil para esa función también se observa en las opiniones que hace públicas en redes sociales (muchas de ellas realizadas en horario laboral), donde exhibe su vehemencia partidista tricolor, y conductas alejadas de la sobriedad y mente amplia, deseable en quien tiene la responsabilidad de documentar  la historia local en su diversidad.

Más allá de lo razonable o no de sus posturas, no resulta muy propio, por ejemplo, que tratándose del Cronista municipal, en su Facebook por estos días se lean cosas, como: “El gobierno panucho en Guanajuato” o que entre la promoción de actos oficiales, divulgue su evidente malestar casi estomacal contra Morena y López Obrador.

El alcalde, Gerardo Sánchez, y su círculo cercano, al abaratar una función tan relevante para la sociedad como la que desempeña un Cronista, vuelven a mostrar que llegado el momento de las decisiones finas, ponen por encima del beneficio público criterios de índole partidista y los intereses de su camarilla. Esa es la realidad, lo demás que pregonan, es rollo para ingenuos….

Continuar Leyendo

Eliazar Velázquez

Divisadero

Lágrimas… de  síndico
Ediles voraces:  ¡Deposítame y ya…!
En el filo de la ilegalidad

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Lágrimas… de  síndico

Gabriela García

Gabriela García Hernández, originaria de la cabecera municipal de Tierra Blanca, estudió la carrera de contaduría en la Universidad Autónoma de Querétaro. No ha estado involucrada en los tejemanejes partidistas de su municipio, pero por su perfil profesional, ya  había sido llamada para desempeñarse como  tesorera en el periodo 2015-2018; incluso, estuvo a cargo de la entrega recepción del  área, pero el día de los nombramientos oficiales, el alcalde priista Ramiro González le comunicó que siempre no le daría el puesto.

Aunque esa primera y fugaz  incursión en la función pública  fue un episodio desagradable, cuando en 2018 recibió la llamada del  alcalde  electo, Pedro Pueblito Hernández, invitándola a su equipo, lo consideró una oportunidad de crecimiento profesional, y como no había estado en  campaña,   asumía que se trataba de   una deferencia por sus aptitudes. Así fue  como la ahora ex tesorera llegó a la lista de funcionarios aprobada por el Ayuntamiento, mayoritariamente integrado por   personas originarias de comunidades rurales, llegadas al cargo gracias a componendas partidistas, más que por méritos públicos.

El 10 de octubre de 2018, al tomar posesión el nuevo gobierno, nadie imaginaba el desastre en el que  muy pronto se convertiría la administración encabezada por el panista Pedro Pueblito, ni tampoco el monstruo del  poder que afloraría en los integrantes del cabildo. Y es que en  la  sesión inaugural, a la síndica Romina Martínez Félix, sería por la euforia de esas primeras horas, pero hasta se le rodaron las lágrimas cuando se opuso al aumento de sueldo que de inmediato propusieron sus  colegas. Argumentó que no se le hacía justo, que estaban ahí por los ciudadanos, que cómo se iban a ver luego entrando pidiendo más salario. Sin embargo, a más de un año de distancia, sus lágrimas resultaron ser  de cocodrilo…

Ediles voraces:  ¡Deposítame y ya…!

Pedro Pueblito H.

Con motivo de la firma del anticipo de participaciones, y   por la disputa de  a qué empresario adjudicar la feria de una localidad, varios  regidores casi luego comenzaron a tener roces  con el alcalde. Por otra parte, con la tesorera Gabriela García, las dificultades comenzaron cuando ensoberbecidos por el cargo encontraron en ella obstáculos a su propósito de  usufructuar los recursos públicos sin respetar   normas y procedimientos.

Los incidentes pronto comenzaron a acumularse. Hasta la gasolina fue  motivo de discordia, porque se resistían a  tener controles para el uso de la misma. También, a los pocos meses de aquellas lágrimas del primer día,  la síndica Romina, que para entonces ya se había olvidado de la humildad y hasta ordenaba le sirvieran el café, un día llegó a gritar autoritaria a la oficina de tesorería reclamando el cheque de una persona, el cual no  había solicitado previamente. Luego, la regidora del PRI Zenaida Pérez, que a su vez es una de las lideresas principales  del bloque opositor al alcalde, estando en un viaje de comisión marcó al teléfono de la tesorera:

– ¡Mándanos dinero!

-¿Y el oficio de solicitud?

-Te lo pasamos mañana…

-Porque no lo presta  usted y  se lo reembolso, no puedo dar dinero sin que esté documentado, eso no lo hago, ni con el presidente.

 Ante su  postura de acatar la norma, la funcionaria recibió como respuesta un comentario intimidatorio: “Por situaciones como esta, es que estamos tomando medidas”

Otra regidora,   del PAN, que exigía el reembolso de unos gastos sin la documentación completa, ante la negativa expresó molesta: “¡Pues págame cuando quieras!”

Un regidor de ese mismo partido que andaba de viaje, también enseño el cobre, sin más le ordenó mediante un mensaje de texto: “¡¡Usted deposíteme y ya…!!

En el filo de la ilegalidad

Romina Martínez

La aprobación del primer informe, fue el contexto en el que como parte de  la disputa entre el alcalde y el bloque de regidores, se pusieron en la mesa los cargos de la tesorera y de la directora de Seguridad Pública. Al final, la sacrificada fue Gabriela García. En sesión de Ayuntamiento realizada el 23 de septiembre se acordó su destitución.

Pero también el proceso de entrega recepción  se realizó  en el filo de la ilegalidad. Nadie le había notificado su despido  y fue hasta el 8 de octubre cuando el secretario de Ayuntamiento, a través del área de recepción de tesorería  entregó un oficio comunicando la decisión del cabildo.

La funcionaria, había tomado previsiones y  a los dos días de recibida la notificación convocó al contralor y al Ayuntamiento para hacer entrega de lo que tenía bajo su resguardo, sólo que no se había designado al nuevo titular ni a  un encargado de despacho, y tampoco acudió el secretario de Ayuntamiento.   Nadie de los presentes tenía  atribuciones legales para recibir la documentación, algunos incluso se retiraron pronto.  Ante esa situación, el  secretario particular se comunicó con el alcalde quien vía telefónica designó a una persona para custodiar los materiales. Así fue como Gabriela García terminó su ciclo en esa administración, a la cual ahora tiene demandada por considerar que fue destituida sin argumentos, ni razones sólidas.

Sorprenden por su salvajismo estos estilos arcaicos  en la administración  municipal, pero igualmente es incomprensible que gobierno del estado, teniendo todo un aparato burocrático encargado de atender temas de  gobernabilidad, no ponga orden y civilice a políticos pueblerinos mareados y voraces, como estos de Tierra Blanca, que con esas prácticas están causando un severo daño a su comunidad.

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Publicidad

Cartón

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario