Redacción

Guanajuato.- La empresa Industrias Tecnos confirmó a Correo que parte de los 7 millones de cartuchos robados en una carretera de San Luis de la Paz ya fueron recuperados por la Guardia Nacional.

Juan Ibarrola, vocero de la empresa, apuntó que el operativo de investigación está a cargo de la Guardia Nacional. Los cartuchos no han sido contabilizados. Sin embargo, la Guardia Nacional únicamente confirmó que se encontró una de las dos cajas secas que fueron robadas por un convoy armado.

Por si no lo viste: Hallan los dos contenedores de municiones robadas en Guanajuato

El cargamento fue localizado en San José Iturbide, a bordo de la misma caja de tráiler en las que eran transportados. La caja, maltratada, fue abandonada un costado de una carretera, había sido repintada.

De acuerdo a los detalles otorgados por el vocero de Industrias Tecnos, los cartuchos eran en su mayoría de calibre 22, es decir deportivos, usados únicamente para entrenamiento, por lo cual le resultaban inútiles al crimen organizado.

Se equivocan de carga

Cuando los delincuentes se dieron cuenta de que el cargamento no les servía ni para vender, no tuvieron más opción que abandonarlo. Hay otro contenedor cuyo paradero se desconoce todavía y que quizás esté abandonado cerca, dijo Juan Ibarrola.

Aunque el hecho trascendió la mañana del miércoles 9 de mayo y se dijo que había sido durante la madrugada, en realidad ocurrió a las 10:30 de la mañana del día 8.

“Tenemos un control muy estricto por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional, todos los traslados deben realizarse en horario diurno”, agregó el vocero de Industrias Tecnos.

Incluso, el transporte desde la fábrica en Cuernavaca hasta la sede del mayorista en Texas se hace por diferentes rutas. En esta ocasión fue por Guanajuato, que desafortunadamente vive una situación muy difícil de inseguridad y violencia, según mencionó Ibarrola.

El convoy era compuesto por dos tráileres y varios carros escolta de una empresa de seguridad privada. En total, once personas entre traileros y guardias.

No obstante, los escoltas deben apegarse a lo que les permite la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos. Por eso, no pudieron resistirse al atraco cuando les bloquearon el camino con vehículos y los amagaron con armas largas para obligarlos a entregar la carga.

Los delincuentes hicieron que los traileros desengancharan de sus tractocamiones las cajas cargadas y las engancharan a otros tráileres. Luego, golpearon tanto a guardias, ya desarmados, como a los camioneros.

El vocero dijo que los conductores y los custodios “están bien, en sus casas, recuperándose luego de haber sido golpeados”.