De Ponis a Unicornios

Los emprendedores y el ecosistema de capital privado están de plácemes, pues a inicios de este mes, Kavak anunció el cierre de una ronda de inversión en la que alcanzó una valuación de mil 150 millones de dólares, proclamándose en el primer ‘UNICORNIO’ mexicano. 

Se le denomina esta manera, a los startups tecnológicas respaldadas con capital privado de riesgo en el mercado privado, que han alcanzado una valuación superior a los mil millones de dólares. El término fue utilizado por primera vez por Aileen Lee, fundadora de Cowboy Ventures en un artículo publicado en noviembre de 2013, y para finales de ese año ya se identificaban 43 empresas que superaban dicho umbral de valuación, con un promedio de cuatro compañías sumándose al selecto club cada año desde 2003. Ritmo que aceleró de forma impresionante en los últimos años para alcanzar la cifra de 491 empresas, de acuerdo con la última lista publicada por CBInsights con datos al mes de octubre del año en curso.

Esta lista continúa encabezada por Bytedance (TikTok) como la startup más valiosa y por categoría las Fintech representan el mayor valor acumulado. La valuación conjunta de estas empresas, aunque representa tan solo el 5.5% del valor de capitalización de mercado del S&P es superior al PIB de España o México y continuará en aumento una vez que pasen los principales efectos por la pandemia.

¿Qué representa para México tener un UNICORNIO?

Los beneficios son varios, pero podemos comenzar por el hecho de que atrae el reflector internacional sobre los emprendimientos mexicanos, aumentando la exposición ante firmas de inversión globales, especialmente en momentos donde la inversión es sumamente importante para mantener el impulso. Por otro lado, abre una expectativa amplia a las Fintech mexicanas, de entre las que se esperaba saldría el primer unicornio, pues la tendencia global por innovar los servicios financieros a través de la habilitación de la tecnología será más vigente que nunca ante la crisis económica actual y por último, aunque no menos importante, es que abre la posibilidad para desinversiones en esos montos a los fondos de venture capital mexicanos, en beneficio de todos los participantes del ecosistema.

En Latinoamérica actualmente se listan a 11 Unicornios, siendo NuBank (USD 10B) & Rappi (USD 3.5B) las de mayor valor y confirmando la tendencia global en el sector Fintech concentrando la mayor valuación conjunta.

¿Cómo se llega a este valor en empresas privadas en etapas tempranas? 

Es la parte más polémica y compleja de este tema, pues las empresas tecnológicas tienen un ciclo de vida diferente y el mayor valor determinado, en resumen, recae en el potencial de crecimiento y el potencial de desempeño futuro que las firmas de inversión le dan a la compañía, no así en los resultados financieros actuales que típicamente presentan un cash flow negativo y en la mayoría de los casos obliga a futuras rondas de inversión. 

La ausencia de una ruta clara para alcanzar una rentabilidad que permita generar valor sostenible a los inversionistas es el punto que más se ha criticado a este tipo de compañías y que pone entre dicho si son ponis o unicornios. Esto se ha visto exacerbado por fracasos como el de WeWork y la fragilidad expuesta durante la pandemia para la gran mayoría, sin dejar de mencionar aquellos que ya son públicas como Uber dónde el objetivo anhelado de alcanzar la rentabilidad es esquivo y aún lejano.  

Con base en ello, es llamativo y alentador que Kavak haya mencionado en su comunicado, que tiene considerado alcanzar la rentabilidad en un período corto, de un par de años, que sería un parteaguas que alentaría mayor inversión en nuevos emprendimientos.