Ana Lilia Ojeda

San Francisco del Rincón.- Pese al incremento de mortalidad por homicidios o por enfermos de Covid-19, no se ha incrementado la demanda de lápidas y servicios fúnebres, por la falta de ingresos.

María Isela Mojica, de Lápidas Onix, comenta que en otros años no se daban abasto desde octubre hasta el 2 de noviembre en la atención y mejoramiento de lápidas o capillas dentro de los Panteones San Miguel y Municipal de San Francisco. Sin embargo, en este año no llega ninguna solicitud.

En el Panteón Municipal de San Francisco del Rincón donde recién se terminan de construir 400 gavetas porque se han estado agotando los espacios, el fin de semana acudió poca gente a un sepelio. Y para las visitas a las tumbas, hubo el respeto, no intentaron pasarse por la fuerza, ni reclamaron por los cierres del 1 y 2 de noviembre, comentó Édgar Ruiz, panteonero encargado del lugar.

Años atrás era fácil dar atención a 10 lápidas por semana para esta temporada que comienza desde octubre, o se incrementa la solicitud de nuevas lápidas por sepelios recientes, indicó Isela Mojica, pero ahora si llegan 3 ó 4 solicitudes es mucho.

“Hay una falta de empleo muy fuerte en la ciudad, la gente no trae dinero, las lápidas más accesibles están en mil pesos y hay otras de hasta 30 mil pesos, son las de mármol, de ninguna de ellas hay solicitud”, agregó.

En Lápidas Onix, que lleva 30 años de servicio hay que pagar renta del local, comprar el material de trabajo que es caro, pagar los sueldos de 6 personas, y los gastos personales, pero no alcanza a salir para todo aún y cuando se trabaja de lunes a domingo, de 7 de la mañana a 8 de la noche, pues la realidad es que más parece que están de guardia a la espera que llegue algo.

EZM

También puedes ver: