Agencias

Ginebra.- Cada vez es más probable que Covid-19 se convierta en un virus endémico -es decir, que no desaparezca con las vacunas coincidieron hoy dos reconocidos expertos en enfermedades infecciosas, uno de ellos miembro de la Organización Mundial de la Salud. No obstante, indicaron, su peligrosidad se verá reducida de manera significativa como consecuencia de un programa global de inoculación y las distintas terapias desarrolladas a lo largo de este año.

“El escenario más probable es que el virus se convierta en otro virus endémico y que suponga un nivel muy bajo de amenaza en el contexto de un programa mundial de vacunación”, dijo hoy en una rueda de prensa uno de los responsables de la lucha contra la pandemia en la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan.

“La existencia de una vacuna, incluso de alta eficacia, no es garantía de la eliminación o de la erradicación de una enfermedad infecciosa”, agregó Ryan, quien también es director del área de emergencias sanitarias en la OMS.

La vacunación contra la covid-19 permitirá, sin embargo, controlar la propagación del coronvirus y que las sociedades vuelvan a la normalidad, aseguró Ryan. Decenas de países han comenzado a inocular a su población en los últimos días, luego de que distintos inmunizantes recibieran autorizaciones de emergencia y comenzaran a ser distribuídos y aplicados en grupos de riesgo, ya sean adultos mayores o trabajadores de la salud.

Entre ellos se destacan aquellos de Moderna y sobre todo Pfizer y BioNtech, que actualmente está siendo utilizado por la mayo ría de las naciones que han iniciado sus campañas de vacunación. La desarrollada por Moderna ha sido autorizada en Estados Unidos, pero se espera que la Unión Europea haga lo propio en la primera semana de enero.

De una opinión similar fue el reconocido especialista en enfermedades infecciosas, David Heymann, quien dijo que “el concepto de inmunidad de rebaño (o colectiva) ha sido un malentendido cuando se cree que ésta disminuirá de alguna manera el contagio si suficientes personas están inmunizadas”.

Pfizer retrasa envíos

Los envíos de las vacunas de Pfizer contra el covid-19 a ocho países europeos, entre ellos España, sufrirán un pequeño retraso por un problema logístico, mientras en Rusia nuevas estadísticas oficiales apuntan que 186.000 personas murieron por la pandemia.

El retraso en el envío de las vacunas fue señalado ayer por el ministerio español de Sanidad y la propia farmacéutica, al día siguiente de que numerosos países de la Unión Europea acogieran con esperanza las primeras vacunaciones contra el covid-19, que hasta la fecha contagió a más de 80 millones de personas en todo el mundo y mató a más de 1,76 millones.

España, que superó el umbral de 50.000 muertos, debió recibir este lunes 350.000 dosis de la vacuna fabricada por los laboratorios Pfizer y BioNTech. La próxima entrega de vacunas llegará a España hoy indicó el ministerio.

La distribución de las 200 millones de dosis iniciales para la Unión Europea de la vacuna contra Covid-19 desarrollada por Pfizer y BioNTech será completada para septiembre.

Comienzan los desacuerdos

La campaña de vacunación contra Covid de la Unión Europea tuvo un comienzo desigual, en lo que será un esfuerzo maratoniano para administrar vacunas suficientes a los 450 millones de personas del bloque para derrotar la pandemia viral. Hubo contratiempos iniciales: autoridades del sur de Alemania dijeron que rechazarán unas mil dosis tras descubrir que no se habían enfriado adecuadamente. Los controles de temperatura también provocaron un retraso en las entregas en España.

En Italia algunos políticos se quejaron de que Alemania, el estado miembro más grande de la UE y hogar de BioNTech, podría estar recibiendo más dosis de las que le corresponde. Los problemas iniciales son una prueba temprana de la decisión de la UE de adquirir vacunas de forma conjunta, lo que ha dejado al bloque rezagado respecto de Estados Unidos, Reino Unido, Israel y Suiza en la aprobación y administración de las primeras vacunas.

EZM