Foto: Daniel Moreno

Daniel Moreno

Apaseo el Grande.- Este 9 de mayo se cumplieron siete años del cierre del Corral de la Chiva en Apaseo el Grande, uno de los centros nocturnos más populares de la región central del país. 

Duró 4 años operando en la entrada a la ciudad de Apaseo el Grande, entre el camino al basurero y la autopista federal Querétaro-Irapuato, pues el negocio ya tenía algunos años en el centro de la ciudad en una bodega que inicialmente fue un establo y de esto derivó su nombre. 

El Corral de la Chiva, de empresarios locales, fue clausurado por el gobierno de Guanajuato bajo el argumento de haber detectado trata de mujeres, especialmente menores de edad.

Foto: Daniel Moreno

Desde entonces, el inmueble ha permanecido cerrado. Bajo la Ley de Extinción de Dominio, este espacio pasaría a ser propiedad del Estado y podría ser usado para cualquier propósito de interés público. 

Sin embargo, extraoficialmente trascendió que el edificio no ha podido ser usado plenamente por el Gobierno del estado, debido a que el o los propietarios del Corral de la Chiva tienen una demanda vigente para recuperar el inmueble y por eso el juicio se ha alargado. 

De tal forma que los intentos de utilizarse han sido inútiles. El alcalde, Moisés Guerrero Lara, al inicio de su administración solicitó el edificio para reubicar la dirección de Seguridad Pública, pero nunca hubo una respuesta positiva de las autoridades estatales. 

Cuando se anunció la llegada de la Guardia Nacional también se consideró que éste podría ser un lugar ideal y usarlo como cuartel; aunque unas semanas así funcionó, finalmente las fuerzas armadas se retiraron. 

Foto: Daniel Moreno

Desde entonces, vándalos se han metido brincando las bardas y por un boquete abierto en la parte trasera han roto cristales y se han robado el cableado, tubería, piezas metálicas y otros objetos para vender por chatarra, con lo cual se ha ido destruyendo el lugar. 

El último velador contratado por autoridades municipales decidió renunciar señalando que cuando detectaba intrusos pedía el apoyo de la Policía, pero nunca llegaban así que temía por su propia seguridad.

ndr