En la consolidación de una sociedad incluyente en la que las personas con discapacidad hagan efectivo el derecho de inclusión plena en los diversos ámbitos de la vida, el concurso de ciudadanos y autoridades debe ser permanente.

Cualquiera que sea una responsabilidad en los diferentes órdenes de quienes diseñan, desarrollan y operan la política pública, el compromiso siempre está encaminado a que la relación costo – beneficio sea en favor de quienes son el objetivo de la acción.

En este contexto, el trabajo coordinado debe generar resultados importantes para el impulso a la calidad de vida de los ciudadanos. Con estos factores, desde el Instituto Guanajuatense para la Discapacidad impulsamos los acercamientos para generar sinergias. En pro de las personas que viven con esta condición de vida, desarrollamos esta semana un encuentro con Pedro David Ortega Fonseca, diputado federal por el Distrito X de Guanajuato. Fue una oportunidad de dialogar con el legislador federal quien vive una condición de discapacidad.

Una reunión muy provechosa para coincidir en diversos temas, desde la perspectiva que nos compete a cada parte y que incluso puedan convertirse en propuestas legislativas desde el Congreso de la Unión para incidir en la calidad de vida de las personas con discapacidad.

Con la plena disposición para colaborar en temas que tienen que ver con la agenda de esta política pública en la atención de este sector de la sociedad y sus familias, sin duda que reviste importancia para transitar en un camino hacia la mejor calidad de vida con inclusión, rehabilitación y toma de conciencia de los derechos de las personas con discapacidad.

Para pasar al siguiente escalón en la materia, con base en la innovación, estoy seguro que Guanajuato se consolida como referente en la aplicación de acciones que incidan en una sociedad incluyente que permita el desarrollo pleno de las mujeres y los hombres de esta entidad, independientemente de su condición de vida. Hasta la próxima.