Roberto Lira

Celaya.- La presidenta municipal, Elvira Paniagua Rodríguez, aseguró que se actuará en consecuencia a la pintura colocada en el puente Tresguerras, pero será la Contraloría Municipal la instancia que decida el procedimiento que se va a seguir.

La alcaldesa reconoció el error de pintar el puente Tresguerras de color amarillo y con materiales acrílicos, y aunque el director de Desarrollo Urbano, Gustavo Báez Vega, señaló que no se buscarán culpables de esta intervención, Paniagua Rodríguez aseguró que la Contraloría Municipal llevará a cabo una investigación para deslindar responsabilidades.

“La Contraloría hará lo propio, lo dijo él también en la entrevista el INAH es una autoridad también que en ese mismo sentido estará fincando alguna responsabilidad y en ese sentido se trabaja… la contraloría tendrá una intervención”, mencionó la presidenta municipal.

De la misma manera, Paniagua Rodríguez comentó que, desde el año pasado, con motivo del 450 aniversario de la fundación de la ciudad, se generó un paquete de atención a los monumentos históricos del municipio, entre los cuales está el puente Tresguerras.

“Lamentablemente todavía no lo interveníamos porque requerimos de la autorización del INAH y nos acaban de dar la autorización, en ese sentido se hará una intervención. Dentro de este error que se comete afortunadamente no es del material que se había comentado por el Colegio de Arquitectos, son en base a agua por lo que nos dice el arquitecto que tiene un tratamiento de limpieza”, mencionó la alcaldesa.

Detalló que en el proyecto autorizado por el INAH contempla la limpieza de grafitis del puente, los cuales están hechos con una pintura dañina para la cantera y debe tener un tratamiento adecuado.

El hecho

Se constató que la obra que tiene 212 años de antigüedad tiene varios grafitis y falta mantenimiento. Fotos: Martín Rodríguez

El pasado 20 de julio se denunció que la importante obra, realizada por el arquitecto Francisco Eduardo Tresguerras, había sido pintada con materiales acrílicos de color amarillo, lo cual rápidamente generó la indignación de los ciudadanos y de expertos que denunciaron la falta de permiso por parte del INAH.

Aunque se informó que la Dirección de Tránsito y Policía Vial pintó de un color amarillo utilizado para estructuras viales las bases de los obeliscos, las alfardas y contrafuertes del histórico puente, esto sin consultar a la Dirección de Desarrollo Urbano que ya contaba con un proyecto de restauración del puente. Esta última dependencia aseguró que no se buscarían culpables y que solo se aceptaría el error y se buscaría como enmendarlo.

La Dirección de Tránsito había presumido en redes la ‘manita de gato’ que se le dio a la mampostería y los obeliscos del puente de ‘alto tráfico’ de color amarillo, esto como parte del programa de ‘mantenimiento de guarniciones’.

El icónico puente tiene varios grafitis y falta mantenimiento a la cantera, sobretodo en la parte baja, ya que se le había dado rehabilitación por última vez en 2016.

Fotos: Martín Rodríguez

LC