Contra la adversidad y el rechazo, José Agustín demuestra que ‘sí se puede’

Foto: Enrique Pérez

Enrique Pérez

San José Iturbide.- Desde hace más de 16 años, José Agustín Jaimez Hernández ha vivido al interior de una camioneta, resistiendo durante el transcurso de su vida, la falta de apoyos por parte del gobierno y el menosprecio de la ciudadanía, que inclusive lo ha llamado ‘monstruo’ por estar en sillas de ruedas.

“Desde los 9 meses en adelante estoy así, en sillas de ruedas llevo apenas 10 años porque antes andaba en una avalanchita un carrito de 4 ruedas”, resaltó.

Añadió, que es ‘muy’ difícil la situación cuando ha pedido el apoyo a gobierno, puesto que siempre le dan ‘largas’ al pensar que en su condición no puede hacer nada. “Me dicen: ‘mejor regrese el día de mañana’, o que no han llegado los apoyos”, relató.

16 años en un vehículo

Foto: Enrique Pérez

Derivado de la falta de apoyos, José Agustín indicó que lleva viviendo alrededor de 16 años en una camioneta, lo que inició al tener problemas para poder aceptarse como es e incluso al ver que desde su familia en ocasiones lo apoyaban y en otras no.

Por ello decidió —para su superación personal— alejarse de la familia y salir adelante por sí mismo trabajando como bolero, limpiacarros y cualquier tipo de oficio que se le permita hacer.

Enfrentarse a sus dificultades le ha permitido forjarse una voluntad de hierro que ahora busca transmitir a otras personas, por lo que se dijo interesado a trabajar en un anexo y compartir su vivencia con alcohólicos o drogadictos para apoyarlos en su proceso de superación.

“El proceso ha sido difícil, duro, pero nunca me he detenido para buscar algo mejor y a la fecha no me voy a detener”, subrayó.

Lo llaman ‘monstruo’

Resaltó que por su discapacidad la ciudadanía lo ha llegado a ver como anormal y lo ha tachado de ‘monstruo’, una cruel palabra que ha escuchado decir de muchas personas, cuando en ocasiones al bajar de la silla —porque se cansa de la espalda— comienza a moverse por cuenta propia, la gente se espanta.

“A pesar de que mi capacidad diferente no es contagiosa, la gente así lo considera… pero esto no me ha doblegado, sigo superando adversidades de la sociedad, el clima y el rechazo de la familia. Quiero demostrar con hechos que sí se puede”

Para finalizar, José Agustín indicó que el gobierno debe crear conciencia de que son seres humanos comunes y corrientes:

“…Pero simplemente en la actualidad, desde el gobierno municipal hasta el federal, ven más por los que más tienen”, concluyó.

ndr