Redacción

Guanajuato.- El valor de un perro siempre será incuestionable, para quien haya tenido y amado a un can, nada podría comprar a su mejor amigo, pero hay casos en los que los perros se convierten en artículos de lujo.

Este es el caso de un magnate de China que en 2011 pagó esa increíble suma por un perro. Así es. ¿Pero qué lo hacía tan especial?

Se trata de un mastín tibetano, que a la edad de 11 meses ya pesaba más de 80 kilos y medía 90 centímetros. Aunque es una de las razas de mayor tamaño del mundo, Hong Dong, el cachorro en cuestión, era aún más grande.

El mastín tibetano o dogo del Tibet, es también uno de los perros más peligrosos. Se dice que obedecen a un solo dueño, su instinto los orilla a lanzarse al cuello de cualquier otro ser vivo, y son capaces de pelear con lobos, en ambientes salvajes.  Son leales y protectores una vez domesticados.

Su pelaje en dos capas, se asemeja a la melena de un león. Es una bestia imponente y fuerte.

Este tipo de mastín es una raza muy antigua, se calcula que ya existían 2 mil años antes de Cristo. Estos canes cuidaron monasterios y campos durante siglos. Se dice que personajes célebres como Genghis Kahn, Buddha y la reina Victoria, tuvieron uno.

En la actualidad, han estado ligados a celebridades y escándalos. Es una de las razas que Vicente Fernández Jr., sí, el hijo del famoso cantante de ranchero, cría en su rancho, junto con lobos y caballos. Se dice que vende cada cachorro en 250 mil pesos.

Una ganga, si tomamos en cuenta que el precio de estos animales ya era de casi 2 millones de dólares en 2016, época en que cierto funcionario público compró tres camadas. Alfonso Humberto Castillejos, Consejero Jurídico del entonces presidente Enrique Peña Nieto, tuvo que confesar la no muy discreta compra en su declaración patrimonial.

Es lamentable que una raza con tanta historia y belleza a cuestas, sea vista como un artículo de lujo. Pero al menos podemos estar seguros de que quienes poseen uno de estos hermosos ejemplares cuentan con los recursos para darles una gran vida.