Redacción

León.-El oficial Daniel Alejandro Lozano Grimaldi, policía segundo en León encontró a su mejor amigo en la calle. Lo habían abandonado a días de haber nacido.

Fue durante un rondín por la calle Tabasco, cerca de avenida Nicaragua cuando escuchó un chillido “muy agudo, muy perdido y muy débil“, por lo que no dudó en acercarse para ver de qué se trataba.

Ahí estaba el cachorro, sobre a acera intentando levantarse, con dificultad para respirar y estaba lleno de hormigas. Momentos antes, unas personas lo habían arrojado de un vehículo en movimiento, en seguida pasó otro auto y lo atropelló.

Sin pensar y con cuidado, el oficial Daniel lo tomó en sus manos y lo llevó a un veterinario, le hicieron unas radiografías y por fortuna estaba bien.

“Ya con esta noticia lo traigo a lo que es la estación Santa Cecilia para bañar al perro, quitarle todas las hormigas, toda la mugre que tenía, la sangre de su boca, posterior alimentarlo”, contó el policía.

El cachorro reaccionó bien y comenzó a comer. Por la noche se quedó a dormir en la estación al cuidado de los elementos que estaban de guardia. Al día siguiente se levantó con más fuerza, incluso empezó a buscar a sus ‘ángeles de la guarda’.

Fue llamado Bardock en honor a un personaje que logró librar la muerte gracias a sus ganas de vivir, así como él.

Yo le diría a las personas que tiran a los animales, que lo consideren porque no son objetos que se puedan desechar en cualquier momento. Una vez un buen amigo me dijo que la evolución de las personas se detecta en el trato a las especies más vulnerables“, finalizó.

Aquí el video:

dm

Tal vez te interese: