SIN PRECEDENTE. Por cierto, pareciera no haber antecedente alguno de que una fracción que es mayoritaria en el Congreso local se haya hecho el harakiri con una propuesta suya de punto de acuerdo por no operar adecuadamente los votos.

FALTA DE PREVISIÓN. Resulta que el blanquiazul propuso ayer en el exhorto a la Federación para que se diseñe una estrategia de seguridad que atiende la coyuntura actual pero luego votó en contra de la obvia resolución. Se supone que ellos eran los más interesados en que saliera pronto, pero lo tuvieron que votar en contra porque no cabildearon los votos suficientes para lograr la mayoría calificada.

RESPONSABLES. ¿Quién fue el responsable de esa falta de operación política y esos bandazos que solo provocaron que se pusieran de pechito para que Morena los tundiera? ¿Acaso el coordinador Luis Ernesto Ayala? ¿o el vicecoordinador Aldo Márquez que anda tan ocupado en ser ajonjolí de todos los moles?

CONTEXTO. Por lo pronto, Morena tomó justificada revancha de la semana anterior cuando Víctor Zanella sorprendió a Alma Alcaraz y obligó a que fuera de obvia resolución un punto de acuerdo que ella no buscaba así y en tribuna le restregó que no asista a las comisiones de Hacienda. AHÍ VAN. Ayer, Morena le reviró al PAN y lo dejó mal parado. Ya aprenden los morenistas a hacer travesuras legislativas. Nunca es tarde.

LA DEL ESTRIBO….

El procurador federal del Consumidor, Ricardo Sheffield, jura y perjura que los despidos de tres cercanos colaboradores no tienen ninguna justificación y que no se les ha podido comprobar ninguna irregularidad. Aseguró en una entrevista publicada en medios nacionales que si los aceptó fue porque lo más sano era cambiarlos. Vaya asunto. Sheffield mantiene la batalla, aunque llama la atención no lo que ha combatido, sino que haya dejado pasar destituciones que él, asegura son injustas. ¿Por qué no las defendió a rajatabla y dejó que le mandaran a colaboradores que no son de su confianza ni designados por él? ¿De cuándo a acá deja que le impongan funcionarios? Digamos que ha tenido algo de éxito su rebeldía, pero llama la atención los obuses que dejó pasar. Habrá que esperar al paso del tiempo para saber si Sheffield se rehace frente a la embestida del número dos de Palacio Nacional.

Congreso local

Ver nota: Diputados de Guanajuato se preparan para reelegirse si hay cambios en los distritos

EL IMPOSIBLE BLOQUE TUCAN EN GUANAJUATO

¿ Será factible en algún momento la cristalización de un bloque contra Acción Nacional en Guanajuato? Hoy eso parece imposible.

Hace tres años exactamente se reunían en una rueda de prensa Alma Alcaraz de Morena, Celeste Gómez del PRI y Sergio Contreras del Verde, entonces dirigentes estatales de sus partidos para conformar el llamado “Bloque de paz” contra la violencia en Guanajuato.

Los dos primeros partidos vivían ya una situación de fractura interna. El Verde que en su retroceso electoral 2018 (había pasado de ser tercera a cuarta fuerza política en Guanajuato) era el único que tenía una mayor estabilidad institucional; Morena ya estaba consolidado como un polvorín mientras que el PRI se mantenía adormilado, tirando algunas pataditas pero sin sacudirse el yugo de Gerardo Sánchez.

Y sí, en el fondo, solo los unía tener como adversario al PAN-Gobierno. Hoy, eso ya es totalmente diferente. El PRI se alejó de Morena y cada vez se acerca más al PAN o, mejor dicho, el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo el milagro de acercarlos nuevamente. Por su parte, el Verde que a nivel nacional es un satélite y aliado de Morena, en Guanajuato busca su identidad.

El beneficiario de este divorcio sigue siendo el PAN Gobierno de Guanajuato, aunque hoy, Movimiento Ciudadano es un actor adicional que quiere dar el salto y atrapar las simpatías que otros empiezan a perder.

Cuando estamos a poco más de dos años de la elección constitucional, no se ve por dónde pueda haber por lo menos una coalición de dos de estas cuatro fuerzas. Descartemos al PRI de antemano que ya renunció de facto a ser contrapeso del panismo gobernante.

Si acaso, podríamos pensar en una coalición entre Morena y Verde porque ya lo son a nivel nacional y ese romance ya no se puede ocultar en Guanajuato, aunque pocas veces han convergido en el Congreso local ambos partidos.

Un tema que no sabemos si en la práctica puede funcionar porque el Verde intentó en 2021 sobrevivir solo y el resultado fue malo porque terminó afectándole su vínculo con Morena a nivel nacional y su perfil de partido acomodaticio.

Movimiento Ciudadano intentará calarse solo porque de los partidos opositores es el único que parece tener un campo importante de crecimiento.

Sea lo que resulte de los partidos de oposición en la entidad, difícilmente veremos un TUCAN en Guanajuato. Y la oposición pulverizada en boletas sigue siendo una gran noticia para el PAN.

Congreso local

PAN Y MORENA: EL RIDÍCULO DE VER LA PAJA EN EL OJO AJENO

No es un tema nuevo, pero ayer panistas y morenistas, se graduaron con honores en cinismo y en aquello que llamamos ver la paja en el ojo ajeno.

Las bancadas de Morena y PAN en el Congreso local se enfrascaron en un fuego cruzado de acusaciones sobre la inseguridad en el país y en el estado.

Así, mientras el PAN proponía un exhorto al gobierno federal para que diseñe una estrategia de seguridad pública integral y con alcance nacional, Morena insistía en un exhorto para pedir la remoción del fiscal general Carlos Zamarripa.

Y ya sabe, usted. Ambos manejaron datos verídicos y verificables de instituciones públicas y de agrupaciones civiles, pero a su conveniencia y con el único afán no de contrastar realidades con altura de miras sino para fastidiar al de enfrente sin reconocer los errores propios. Como el burro hablando de orejas.

Los panistas con Martín López Camacho en tribuna, articularon una embestida a partir de la muy desafortunada frase del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien dijo que su gobierno protegía la vida de los integrantes de las corporaciones federales, pero también de los criminales.

Los morenistas presentaron su enésima propuesta para que sea removido el fiscal general del estado, Carlos Zamarripa Aguirre.

En el caso del PAN, el diputado Martín López Camacho se lanzó en contra del presidente y de la estrategia nacional en materia de seguridad. Pidió un replanteamiento y usó cifras de la organización Causa en Común.

Citó cifras de atrocidades, de feminicidios, de masacres, de desapariciones, pero solo a nivel nacional. Nada mencionó de lo que dice la propia agrupación sobre el caso específico de Guanajuato que está en el top de los más violentos.

Luego subió Alma Alcaraz Hernández para argumentar las razones por las que Morena cree que Zamarripa debe ser relevado.

Y sí; también ofreció datos y cifras puntuales, pero se mordió la lengua cuando habló de un fiscal que se presenta a intereses ajenos al interés público. Los cuestionamientos a Zamarripa sobre sus insuficiencias y la tendencia a ocultar o aletargar la entrega de información y por supuesto las omisiones en el asunto de desapariciones, son inobjetables.

Pero en congruencia tendría que hablar de la forma en la que el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, ha usado su cargo para temas personales y ahí sigue.

Y así por el estilo. Un show lamentable de las dos bancadas que representan a los partidos que gobiernan en lo federal y en lo estatal y que no han podido resolver la inseguridad. Y que a pesar de sus respectivas cifras alegres no pueden esconder la mediocridad de sus resultados.

Toda una paradoja que justo ahora que el gobernador Diego Sinhue Rodríguez ha dicho que la colaboración con la Federación está mejor que nunca y que hay una gran sintonía, en el ring legislativo desconocen ese entendimiento y se dan con todo. Un espectáculo para llorar.

Ver nota: PAN y Morena discuten por la ‘protección a delincuentes de AMLO’

Congreso local