Nancy Venegas

Irapuato.- A diferencia del año pasado, cuando 2 operadores del transporte público arrojaron positivo al examen antidoping, este 2021 se detectó que un operador consumía drogas. Los operadores fueron despedidos y se les retiró la licencia de conducir con la que ejercían su oficio.

Rogelio Pérez Espinoza, director de transporte, informó que de manera aleatoria y sorpresiva se aplican exámenes antidoping a los operadores de transporte público, con el objetivo de verificar que los hombres frente al volante de las unidades se encuentren en óptimas condiciones y no arriesguen la vida de los usuarios. 

“En el mes de enero hicimos este operativo de manera sorpresiva como deben realizarse este tipo de exámenes, llegamos a las bases de las empresas y se aplicaron a los operadores, uno de ellos arrojó positivo”.

El año pasado como resultado de este operativo se detectaron que 2 operadores de diferentes empresas del transporte público consumían drogas.

Pérez Espinoza explicó que, en los 3 casos, las empresas iniciaron un proceso interno para investigar a los trabajadores y fueron despedidos.

“A estos operadores también se les recogió la licencia y se les inició un proceso para para quitarles las licencias de operadores”.

El consumo de sustancias ilícitas, también se contempla en el nuevo sistema de justicia cívica, pero a diferencia de las disposiciones anteriores se incluye que los operadores que arrojaron positivo al antidoping deberán iniciar un proceso de rehabilitación y reportar los avances en el juzgado cívico.