Condenan obispos el asesinato de Estefanía

El sábado, un grupo armado dio muerte al político cortazarense. Foto: Archivo

Benjamín Castillo acepta que es un hecho lamentable, pero pide que no se olvide de todas las víctimas que permanecen en el anonimato; Enrique Díaz exige a las autoridades mejorar la estrategia de seguridad

Roberto Lira / Nayeli García

Celaya / Irapuato.- El obispo de la Diócesis de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia, señaló que la muerte de un político como el expresidente municipal de Cortazar, Hugo Estefanía Monroy, puede ser muy sonada en la sociedad, sin embargo, hizo un llamado a no olvidar las muertes de personas no conocidas.

El prelado lamentó la muerte del exalcalde Estefanía Monroy, quien fuera asesinado dentro de las oficinas de su empresa de transporte en Cortazar, donde también resultó lesionada su esposa, la exdiputada local Alejandra Torres Novoa, además de otra fallecida y un varón lesionado.

Asimismo, envió sus condolencias a la familia Estefanía Monroy, e hizo el llamado a la comunidad de no olvidar a los anónimos que han muerto en esta ‘ola’ de violencia que atraviesa el estado y el país, recordando que todo el pueblo es hermano.

“En la bola (de crímenes) entran muchos, claro que suenan más, hacen más ruido los políticos, pero tantos casi anónimos que mueren; es triste que nos vayamos acostumbrando a que suceda, por su puesto pega más recio el que un expresidente de una comunidad cercana aquí le suceda”, comentó.

Hace un llamado a las autoridades

Ya no se puede vivir así. El obispo Enrique Díaz Díaz hizo un llamado a las autoridades para reforzar y cambiar la estrategia de seguridad, pues las organizaciones delincuenciales mantienen una guerra abierta contra el gobierno y parecería que están ganando.

“Con los obispos alzábamos la voz y decíamos, no se puede seguir viviendo así, no se puede seguir viviendo en esta escalada de violencia y nos asusta a todos, estos días estuve en visita pastoral en otras comunidades y por desgracia se sigue acercando personas que nos dicen está desaparecido mi familiar o que ya se tuvo que ir Estados Unidos, tenemos miedo”, comentó.

Ante la muerte del exalcalde Cortázar, Hugo Estefanía y sus familiares, así como del tesorero de Abasolo, Mauricio Guerrero González, que suman al menos 10 funcionarios y exfuncionarios asesinados en lo que va del año, el obispo señaló que toda esta situación duele y preocupa, pues dijo, parecería que es una guerra abierta de los delincuentes contra el gobierno.

“Es impresionante el poder de estas organizaciones delincuenciales frente al gobierno, yo creo que la estrategia se debe de reforzar, cambiar, asegurar, no una guerra sino ese construir más, en cambiar lanzas por podaderas, espadas en arados”, puntualizó.

Enrique Díaz consideró que si toda la energía que se está usando en destruirse usará para construir, las cosas serían diferentes, pues se ve que existe mucha organización por parte de la ciudadanía pero para hacer las cosas mal, para destruir y no hacer de este mundo, un lugar mejor.

Pero no son terroristas

Ante la solicitud en los Estados Unidos de calificar como grupos terroristas al crimen organizado en México, el obispo de Celaya aseguró que aunque sus crímenes son graves y han dejado un gran número de muertes, no se les puede considerar como terroristas.

“Yo creo que no son terroristas, sí se distingue una cosa contra el estado directamente o buscar hacer mal y de una nación a otra, entonces no tiene los vicios esos, pero sí, eso no le quita la importancia de los crímenes, a veces se han cometido más crímenes sin ser un terrorismo con todos los agravantes que ponen”, dijo.

Externó que el crimen organizado en México no se puede cortar con la misma tijera que, a los terroristas, sin embargo, en número de muertes son muchos más los que se adjudican al terrorismo.

 

Por si no lo viste: 

A balazos, ejecutan al exalcade Hugo Estefanía

Comentarios

Comentarios